Estás leyendo

Ferreiro no 'vio' lo de Busquets, lo de Mascherano, lo de Messi...

EL MUNDO DE RONCERO

El Madrid es mi razón de ser y la de millones de aficionados en todo el mundo. Cargamos una mochila maravillosa con 12 Copas de Europa y 33 Ligas. La vida sigue siendo blanca y bella...

Autor: Tomás Roncero

Ferreiro no 'vio' lo de Busquets, lo de Mascherano, lo de Messi...

Delgado Ferreiro muestra una tarjeta amarilla a Pepe

El madridismo cree que su actuación evitó el triunfo en el Camp Nou

 

Delgado Ferreiro (42 años) dejó insatisfechos y bastante molestos a los madridistas con su actuación en el Clásico. Empezando por Mourinho, que se mordió la lengua en la sala de prensa del Camp Nou ("Hay una filosofía en mi club y me tengo que adaptar a ella..."), y siguiendo por buena parte de la afición, convencida de que hubo tres acciones que fueron determinantes para evitar el segundo triunfo de los blancos en lo que va de año.

Delgado Ferreiro empezó su lista de detalles, que convirtieron su actuación global en sibilina, con una decisión que pudo influir bastante en el desenlace final. Busquets, clave en el sistema de juego culé, agarró de la camiseta a Di María en el minuto 10 para cortar un contraataque del argentino. Pese a desentenderse del balón, el referee sólo pitó falta. Como el internacional vio una justa amarilla en el minuto 54 por una falta sobre Cristiano, el Barça debió quedarse con diez jugadores a falta de más de media hora para el final.

Luego llegaron el penalti de Özil y el reclamado de Iniesta. El del alemán fue de manual. Mascherano, canchero donde los haya, golpeó a Mesut en su tobillo izquierdo para evitar que se quedase solo ante Valdés. Era el 1-2 nada más empezar la segunda parte... El de Pepe a Iniesta, que lo parecía en principio, no fue tal. Si le llega a pisar al manchego, habría salido despedido hacia la izquierda y se habría retorcido de dolor. Ni se inmutó. Pepe le echó la bronca por fingir y el azulgrana no replicó. Sintomático...

Y vean lo de Messi en la falta del 2-1. Aprovecha que Delgado Ferreiro estaba colocando la barrera para desplazar, por dos veces, el lugar donde el árbitro puso el esférico. Iker lo vio y gritó desesperado: "¡Delgado, la bola, joder!". Ni caso. Y llegó el 2-1. El Reglamento, vulnerado de nuevo...