Estás leyendo

Mundial Sub-20: quinto título de Brasil, La Rojita y mi once ideal

SIEMPRE CANTERA

O ganamos o aprendemos, nunca perdemos

Autor: Aritz Gabilondo

Mundial Sub-20: quinto título de Brasil, La Rojita y mi once ideal

Terminó el Mundial Sub-20 de Colombia y lo hizo con el quinto título para Brasil, que se deshizo con muchos problemas de Portugal en la gran final (3-2). Al igual que en otros puntos concretos del torneo, los brasileños obtuvieron el momento de suerte preciso cuando peor se encontraban, en este caso empatando y forzando la prórroga casi al final con un tanto de Óscar tras gran combinación de Dudú. Óscar, pese a sus tres goles en la final, no fue designado como mejor jugador del campeonato de forma incomprensible, pues la lista de diez candidatos que la FIFA hizo pública se elaboró antes de la final. Así pues, el galardón fue para Henrique. La sensación que deja el torneo, en todo caso, es que Brasil empezó a ganar el Mundial cuando se deshizo de España en los cuartos de final a través de la tanda de penaltis. La Rojita jugó su mejor partido entonces, pero sólo pudo sobrevivir uno y ese fue el cuadro brasileño, a la postre campeón. A mi juicio, este es el once ideal del torneo, aunque la falta de grandes estrellas permite muchas discusiones en varios puestos:

Mika (portero, Portugal)

Llegó hasta la final sin encajar goles, lo cual ya es todo un récord. Dio seguridad a la zaga portuguesa y fue decisivo en los penaltis ante Argentina, por ejemplo. Ante Brasil estuvo más dubitativo, pero tampoco estuvo más acertado Gabriel, el arquero brasileño que también hizo un torneo destacadísimo y que fue vital ante España o salvando un mano a mano clave al portugués Caetano.

Danilo (lateral derecho, Brasil)

Cumplió con lo que se esperaba de él. Tuvo un pequeño error en el debut ante Egipto que le costó un gol a su equipo, pero a partir de ahí se rehizo, bien jugando como lateral o como volante en momentos importantes. Un futbolista de recorrido, llegada y considerado otro gran fichaje de futuro del Oporto.

Marc Bartra (central, España)

Elegante, confiado, por encima del resto de defensas del campeonato, sus subidas desde atrás al estilo Koeman fueron siempre una delicia. También su forma de defender y, sobre todo, de sacar el balón jugado desde atrás. Un central para muchos años dentro del estilo del Barça y de la Selección. 

Nuno Reis (central, Portugal)

Central inteligente, intrépido al corte y seguro en sus conceptos defensivos, fue otro de los pilares importantes en el increíble esqueleto portugués a la hora de defender. No tuvo errores de bulto e incluso en la final sujetó con bastante criterio a Henrique, el MVP del torneo.

Gabriel Silva (lateral izquierdo, Brasil)

La lesión del lateral derecho Alex Sandro -presumiblemente destinado a jugar en la izquierda ante la presencia de Danilo- le dio definitivamente la opción de ser titular a Gabriel Silva. Ambidextro, letal en sus subidas, marcó algún gol importante. Un futbolista a tener en cuenta.

Oriol Romeu (mediocentro, España)

Incombustible, llegó de pasar un año difícil a causa de las lesiones, pero físicamente estuvo a un buen nivel y eso le hizo bastarse para sujetar el creativo mediocampo español. Su fichaje por el Chelsea en pleno torneo es la constatación de que hay mediocentro en él como para grandes cotas.

Danilo (mediocentro, Portugal)

Jugador de mucho recorrido, capaz de ayudar en defensa y aparecer por sorpresa en ataque, cada uno de sus partidos ha sido un ejercicio físico al alcance de muy pocos. Quizá tuvo algún problema más con el balón en los pies, pero su despliegue mantuvo de pie siempre a Portugal.

Enríquez (mediocentro, México)

Su partido de cuartos ante Colombia fue sencillamente antológico. Apareció por todos lados, cortó balones con una facilidad impropia, llegó a las ayudas siempre solidario y fue todo carácter para México. En todo el torneo fue igual. También en el tercer y cuarto puesto ante Francia, en el que además marcó.

Óscar (volante, Brasil)

No había marcado hasta la final, pero en todas sus acciones dejó destellos de ser el hombre de más calidad e imaginación, por encima incluso de Coutinho. Y ante Portugal, el gran día, se desquitó con un hat-trick que condujo a Brasil al título. El MVP virtual del torneo. El elemento diferenciador.

James Rodríguez (volante, Colombia)

Es de recibo incluir a alguien de Colombia en este once, pues su primera fase y el camino hasta cuartos fue de lo mejor del torneo. El zurdo del Oporto se echó a su selección a la espalda, apareció marcando goles y creando juego de todo tipo junto a Michael Ortega. Lástima el adiós prematuro ante México.

Henrique (delantero, Brasil)

Ni siquiera llegó al Mundial como delantero titular de los brasileños, pero demostró ese olfato innato que lleva evidenciando con Sao Paulo desde que despuntara en la Copinha de 2009. Un cazagoles que terminó el torneo con 5 dianas, las mismas que Álvaro Vázquez y Lacazette. El MVP final.


  • Etiquetado en:
  • Más