As de Espadas

as de espadas

as de espadas
torero con estoque

TOROS | FERIA DE LA MADELAINE

Ponce enloquece Mont de Marsan

El valenciano ha salido en hombros después de cortar tres orejas en el sexto festejo de la feria.

MUNDOTORO

Enrique Ponce ha salido en hombros después de haber cortado tres orejas en el sexto festejo de la feria de Mont de Marsan, un espectáculo en el que el diestro de Chiva ha desatado la locura en los tendidos tras ejercer una tarde de magisterio en estado puro frente a un lote dispar de Samuel Flores y en el que El Cid también paseó una oreja del quinto, el mejor toro de la tarde, que incluso mereció la vuelta al ruedo.

El valenciano ha paseado las dos orejas del cuarto, un toro de más de 600 kilos, tras una faena de impresionante magisterio frente a una plaza enloquecida que en pie ha pedido los dos trofeos concedidos por el Presidente en otra tarde histórica de Ponce con Samuel Flores, sus toros, en Francia, esta vez no en Dax, sino en Mont de Marsan, donde se ha trasladado este año la ganadería albaceteña. Antes ya había dado una lección magistral ante un manso que no humilló nunca, pero al que consiguió "meter en el canasto" a base de su técnica infalible para hilvanar algunos muletazos de gran factura. Cobró una estocada tras un pinchazo y paseó una oreja con mucha fuerza.

En un atisbo de recuperación, aunque sin llegar a cuajar una faena rematada, El Cid consiguió después de dejar una gran estocada, cortar una oreja del bravo quinto, un astado que embistió por abajo con pujanza y emoción y al que el sevillano hilvanó series estimables. Nada pudo hacer anteriormente frente al segundo, un toro gazapón al que no pudo extraer ni un muletazo. Salvador Vega saludó desde el tercio después de haber toreado al tercero, un astado con calidad al que toreó con mucha paciencia y temple dejando rezumar su tauromaquia de aire sureño, en una faena en la que solo la falta de transmisión del de Samuel ha podido restar interés para la concesión del premio final. Bien el malagueño con este toro. El sexto, un animal de dudosas intenciones y fuerte apuesta, Vega no ha podido apuntarse al carro del triunfo.

Estadísticas AS.com