Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Aumenta el consumo de carne más de un 50% durante la pandemia

Confiar en proveedores de calidad, tener más tiempo para cocinar, comer lo que más nos gusta, ha influido en el cambio de hábitos de los españoles durante la pandemia.

carne españa
as.com

Casi un año de pandemia, y el consumo en España ha variado. Por un lado, se apuesta a la comida ecológica, sostenible, de cercanía, donde una alimentación variada sea la clave. Por otro, se quiere comer bien, ya que en muchas ocasiones salir fuera de casa puede ser mayor riesgo. Y tenemos que estar más sanos que nunca para hacer frente a la pandemia.

Es por eso, que desde abril de 2020, el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación lanzó un estudio que marcaba el claro ascenso tanto en la venta como en el consumo de carne en nuestro país, también la envasada.

Y es ahí donde los proveedores de calidad están teniendo un gran éxito. ¿Puedes ir a comer cochinillo a Segovia? No, pues buscas la manera de que ese cochinillo llegue a tu casa. De ahí el éxito de empresas como Tabladillo, que han conseguido que cuando prepares una de sus piezas, por un momento, estés en la provincia castellana disfrutando en un buen asador.

O el caso de Moralejo Selección, a los que la pandemia les ha hecho acelerar la venta on line de sus productos, tal y como reconoce Enrique Oliveira Moralejo, CEO y presidente: “El consumo en general bajó al principio sobre todo por el cierre de los establecimientos de hostelería, aunque en retail, debido al acopio de stock inicial por parte de los supermercados, las cifras no han sido tan malas. La pandemia nos ha abierto oportunidades que teníamos previstas más a largo plazo y que se han acelerado por la situación coyuntural del confinamiento. Entre ellas, decidimos abrir nuestra tienda online que además de ser un canal de comercialización más, nos permite llegar con nuestros productos de innovación a todo el territorio nacional e incluso internacional”. Especialmente éxito ha tenido la sección "cocinados", pensadas para todas aquellas personas a las que les gusta disfrutar de la carne de cordero y lechal y no tienen tiempo de cocinar.

La cecina ha aumentado sus ventas

No podemos ir a León, las medidas sanitarias así lo aconsejan, pero podemos hacer que León venga a casa. ¿Eres fan de la cecina? Además de ser una de las carnes más saludables para deportistas, para hacer dieta, y que más trabaja el certificado halal por el mundo, puedes encontrar que pequeños artesanos familiares se han unido para crear lotes de productos leoneses para disfrutar ayudando a quien más lo necesita, las pymes.

Cecinas Nieto cuenta con la única cecina premium del mercado, la Cecina de León IGP El Abuelo Premium, un producto artesano, de más de 18 meses de elaboración, que ha conquistado a consumidores de Harrod’s, en Londres, Globus, en Suiza o del Dubai Mall-La Fayette, de Dubai, el centro comercial más grande del mundo. Además, la marca El Abuelo Premium Halal fue además reconocida el año pasado en los llamados Óscar de la Alimentación, los Great Taste de Londres. Pues nosotros, en este caso, lo queremos en casa, ya que no nos vamos a poner en riesgo viajando, ni a nuestros familiares.

Carne de toda España, pero cómo prepararla 

A la piedra, al horno, al fuego, a la barbacoa, en un horno tradicional... Casi como quieras. La carne es fundamental en el desarrollo de los niños, de los deportistas, de las mujeres embarazadas. Hablamos con José Miguel Valdivieso, chef de Uskar, quien nos da las claves para sacar el máximo sabor a la carne.

"Sin duda uno de los grandes debates es el punto de la carne. Nosotros creemos que debe estar poco hecha pero, el consumidor manda y al final debe disfrutarla quien la come. Lo importante para que la pieza quede bien es atemperarla un poco antes, ya bien, por si decides hacerla poco hecha".

"Una vez sacada de la zona de fuego siempre es importante dejar que asiente la carne, entre uno y dos minutos dependiendo del grosor, para que no pierda sus propios jugos y así queda la carne más relajada y más tierna", añade.

"Un truquito que utilizamos es poner la sal siempre después, de esta manera el consumidor decide el punto de sal y además, si la echamos antes, la pieza puede perder líquido o jugo y quedar más dura".