Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Qué deben desayunar los niños para ir al cole

Te contamos las necesidades nutricionales y calóricas de los menores de 6 años, de los adolescentes, y te contamos qué desayunan campeones del mundo como los jugadores de baloncesto.

desayuno niños
as.com

No es sólo el desayuno la comida más importante del día, debe ser clave en la educación de los niños. Sí, desde pequeños es muy importante comer variado, saludable, a veces caprichos, para aguantar no sólo la jornada lectiva sino también las extra escolares y el desgaste físico que conlleva.

Ante la pregunta ¿qué deben desayunar los niños para ir al cole? Tenemos la respuesta. "El desayuno es una oportunidad única para ayudar a cubrir nuestros requerimientos diarios de energía, nutrientes y fibra, a través del consumo de diferentes grupos de alimentos de alto valor nutricional. En este sentido, de acuerdo con la Fundación Española de la Nutrición, el desayuno saludable es aquel que es variado, completo, equilibrado y satisfactorio, clave para ayudarnos a cubrir las necesidades de nutrientes esenciales, y que debe aportar entre el 20% y el 25% de la ingesta total de energía en el día", nos cuenta a Deporte y Vida Deisy Hervert, nutricionista y responsable de Nutrición en Kellogg.

"Si hablamos de alimentación infantil, debemos tener en cuenta que las recomendaciones energéticas se deben ajustar teniendo en cuenta el peso corporal, la actividad física y la velocidad de crecimiento. Además, un punto muy importante en una dieta nutricionalmente equilibrada es la variedad, es decir, cuanta mayor diversidad de alimentos tengamos en nuestra dieta, tendremos un aporte más variado de nutrientes", destaca.

Qué incluir en el desayuno

"Entre los grupos de alimentos que se recomienda incluir en el desayuno están los alimentos que son fuentes de proteínas (como los lácteos), el grupo de los cereales y las frutas, que a su vez pueden combinarse con otros típicos de la dieta mediterránea como son el tomate, los huevos, el jamón, los frutos secos o el aceite de oliva", aclara.

Los lácteos nos aportan proteínas y minerales como el calcio que es necesario para el mantenimiento de los huesos en condiciones normales.

El grupo de cereales, por su parte, son fuente de hidratos de carbono y fibra. Asimismo, nos aportan proteínas vegetales y vitaminas esenciales para el desarrollo y crecimiento de los más pequeños, así como minerales fundamentales para el desarrollo cognitivo y para el normal funcionamiento de los músculos. Cabe destacar que, si los cereales están enriquecidos, como es el caso de los cereales de desayuno Kellogg’s, nos ofrecen nutrientes esenciales como la vitamina D que contribuye al normal funcionamiento del sistema inmunitario.

Por último, las frutas son fuente natural de hidratos de carbono, fibra y vitaminas hidrosolubles como la C.

Frutas, cereales, lácteos... son la clave de un desayuno saludable.

Qué debe desayunar un niño 6 años

"Se recomienda incluir en un desayuno equilibrado los lácteos, los cereales y las frutas, eso sí, las cantidades se deben adaptar a la edad y necesidades individuales del niño. Por ejemplo, un desayuno tipo podría incluir 200 ml de leche, 30 g de cereales de la gama infantil de Kellogg’s y 1 pieza de fruta".

"En el caso de los más pequeños se debe ajustar teniendo en cuenta su peso corporal, la actividad física y la velocidad de crecimiento. Es por esto que los menores, al estar en fase de crecimiento, no solo deben consumir una dieta adecuada y nutricionalmente equilibrada que incluya todos los grupos de alimentos; deben evitar saltarse cualquier comida", un punto muy importante a tener en cuenta.

Debemos tener en cuenta que las necesidades energéticas diarias para niños con una actividad física moderada se estima en 1.700 kcal para niños de 4-5 años mientras que de 6-9 años se estima en 2000 kcal. El desayuno se aconseja que aporte entre un 20-25% de este valor.

¿Qué debe tomar un adolescente?

"La adolescencia es una época de grandes cambios tanto a nivel físico como emocional, motivo por el cual las necesidades energéticas se ven aumentadas y, por ejemplo, un niño de unos 12 años con actividad física moderada se estima que necesita cerca de 2.300 -2.400 kcal diarias", nos cuenta la nutricionista.

"El elevado ritmo de crecimiento y el aumento de la masa corporal hace que las necesidades de proteína se vean aumentadas en este momento. En este sentido, se requiere cubrir una mayor demanda de energía y nutrientes, por ejemplo, de proteínas, una opción muy interesante es incluir en el desayuno diferentes alimentos fuente de proteínas tanto vegetal (como los cereales, frutos secos, legumbres) o proteína animal como puede ser el jamón o huevos", especifica.

"Al igual que en los más pequeños, el desayuno de un adolescente siempre debe incluir lácteos, cereales y fruta, adaptando las raciones a sus requerimientos de energía. Un dato a destacar es que según el estudio ANIBES hay una tendencia mayor a omitir el desayuno en la adolescencia respecto a otros grupos de edad, por lo que es esencial promover hábitos de alimentación saludables en la niñez.

¿Y si ese niño además tiene extra escolar?

"La alimentación se debe adaptar a cada circunstancia. En el caso de los más pequeños de la casa, como decía, sus requerimientos de energía y nutrientes se ven aumentados ya que está estrechamente relacionado con su crecimiento y desarrollo. Si a las clases, ejercicio físico, deberes, sumamos que los niños también tienen clases extraescolares que impliquen un mayor gasto energético, necesitarán adaptar su dieta para cubrir sus necesidades".

El tipo de clases extraescolares a las que asista también marca la diferencia. No es lo mismo estar apuntados a cualquier deporte como por ejemplo baloncesto, donde necesitarían una dosis extra de energía debido al esfuerzo físico que realizan, que asistir a clases de pintura", recuerda.

"Es por ello que se aconseja tomar una merienda que debe aportar el 15-20% de las necesidades energéticas diarias y es preferible que esté compuesto de al menos dos grupos de alimentos como puede ser cereales y frutas".

Asimismo, hay que resaltar que llevar una vida saludable, que incluya el deporte y una dieta variada y equilibrada desde pequeños es fundamental. Por eso, la colaboración entre la FEB y Kellogg supone un paso más para promover la actividad física y ayudar a que las familias adquieran estos hábitos a través de la diversión y el espíritu de equipo, ya que el deporte y la alimentación es la combinación ideal.

Qué desayunas los campeones del mundo de baloncesto de España 

Nacho Coque, coordinador de preparadores físicos de la FEB, nos cuenta a Diario AS lo que desayunan los jugadores de baloncesto de la selección. "El baloncesto y Kellogg compartimos muchos valores y el firme compromiso por la promoción de un estilo de vida saludable, en el que la alimentación y la actividad física caminan de la mano"

"Los deportistas de élite necesitan adaptar su dieta a sus necesidades, teniendo en cuenta las características del ejercicio, su duración en intensidad, pero, en cualquier caso, siempre es recomendable comenzar el día con un desayuno saludable. De hecho, la nutrición, desde hace algún tiempo, se viene denominando el “entrenamiento invisible del deportista” y si se aplica adecuadamente, puede mejorar su producción de energía y proporcionarle una ventaja que le permite rendir por encima de lo que conseguiría con su habilidad natural o con el entrenamiento.

En el caso de los jugadores de baloncesto tienen unas mañanas muy exigentes debido a las largas sesiones de entrenamiento con preparación física y trabajo en pista, rutinas con gran desgaste energético, preparación física antes y después del entrenamiento…

"Su desayuno debe aportar hidratos de carbono, como los cereales, que son la fuente de energía por excelencia; proteínas como los lácteos que son necesarias para la reparación y la permanente renovación de los tejidos corporales; vitaminas y minerales que participan en funciones importantes del organismo y que encuentran en frutas y hortalizas; y, por supuesto, fibra y compuestos bioactivos presentes en alimentos vegetales. Normalmente, su desayuno es muy completo y está compuesto por café, leche o lácteo con cereales, rebanada de pan con algo de proteína como jamón de pavo y un par de piezas de fruta", nos cuenta.