Deporte y Vida

SALUD

Señales para detectar un ictus

Cada año se contabilizan más de 120.000 casos de ictus en España, una patología que se ha agravado con la pandemia; actuar entre las primeras tres y seis horas es vital.

ictus
as.com

El Consejo General de Enfermería recuerda en el Día Mundial del Ictus que se produce un caso cada seis minutos y que es la segunda causa de mortalidad en España y el primer motivo de invalidez en los países occidentales.

En España, cada año se contabilizan más de 120.000 casos de ictus, una patología que se ha agravado con la pandemia del coronavirus. Es vital reconocer las señales entre las primeras tres y seis horas para poder salvar la vida del paciente y que queden los menores efectos posibles.

Señales fáciles para reconocer un ictus

  • Hay que pedir a la persona que que sonría enseñando los dientes, para ver si la sonrisa está torcida o caída. Si uno está solo, lo puede hacer frente al espejo.
  • Hay que pedir a la persona que se levante y se siente, o si la persona está tumbada en la cama, que levante las piernas juntas para comprobar si tiene dificultad de movimiento; también es válido que coja algún objeto con cada mano o levante los brazos.
  • Hay que pedir a la persona que repita alguna palabra o conteste a preguntas porque si la persona está padeciendo un ictus, tendrá problemas para hacerlo o hablará sin sentido.
  • Puede haber pérdida de visión parcial.
  • Se puede tener la sensación de no tener equilibrio.
  • El dolor de cabeza puede ser muy intenso y repentino.

La importancia de actuar rápido

Si se tienen los síntomas, hay que buscar asistencia sanitaria urgente porque el periodo comprendido entre las tres y seis primeras horas es vital para reducir las consecuencias de las secuelas que provoca, así como la mortalidad.

Los profesionales de enfermería piden a las personas que no tengan miedo de acudir a urgencias si tienen síntomas, incluso en pandemia. La covid es urgente, pero un ictus es muy importante.

Añaden además desde el Consejo General de Enfermería, que los pacientes con coronavirus que han sufrido ictus los tienen más graves, provocan más discapacidad a largo plazo y mayor mortalidad.