Deporte y Vida

PSICOLOGÍA

La pareja pandémica: dos realidades en un mismo espacio

La pandemia del coronavirus nos está sirviendo para descubrir nuevos roles, ya sea en casa, con los niños y, sobre todo, con la pareja. O sales reforzado o sales directo al abogado.

pareja pandémica
as.com

La pandemia de coronavirus está haciendo que surjan nuevas necesidades, ganas de arreglar la casa, leer más, ordenar más, los psicólogos tienen más trabajo, las tiendas de muebles están llenas, y, además, la pandemia nos permite ver cómo afrontar esta crisis mundial.

Y ha surgido la pareja pandémica, una nueva realidad que nos hace ver de otra manera a nuestra pareja, ya sea para bien o para mal. O sales reforzado, o en cuanto puedas te vas directo al abogado. Hablamos con un experto para que dé las razones de esta nueva calificación.

"Es evidente que existen muchos tipos de pareja, cada una es un universo original y particular. Me voy a centrar en las parejas sentimentales cuyas pretensiones iniciales de sinceridad, comprensión, empatía, colaboración, afecto, admiración, pasión, diálogo y espontaneidad, entre otras, pueden resultar decepcionantes cuando se pasan muchas horas, muchos días, muchas semanas y meses juntos, encerrados en un espacio reducido por culpa de la alarma sanitaria. Estamos hablando de la “Pareja Pandémica”, nos cuenta el psicólogo y sexólogo Richard Martínez a Deporte y Vida.

"No es lo mismo estar en casa por propia decisión, que estar obligados a permanecer encerrados por una situación de emergencia sanitaria. La información recibida era o sigue siendo ambigua, en ocasiones contradictoria. La ansiedad se instala cual okupa en los hogares, creando malestar por la incertidumbre de lo que está sucediendo, por cuál va a ser el futuro del país y de la pareja", sobre todo si la convivencia es bastante reciente.

Las parejas pueden salir o más fuertes, o alejadas durante la pandemia.

Hola estrés, hola aburrimiento

"Los primeros días de confinamiento se aprovechaban anímicamente para la realización de tareas pendientes, que estaban a la espera de algún puente o descanso. Pero cuando hemos limpiado ya los azulejos hasta llegar al cemento cola, ordenado los libros de la biblioteca por temática, colores y tamaños, hablado con la pareja sobre El Miedo a la Libertad de Erich Fromm, todo ello vestidos con la ropa de andar por casa y el cabello salido de los extras de la película Hair de Milos Forman, se añade otro inquilino llamado aburrimiento, que no es más que una manifestación de estrés. La falta de espacio vital e individual de la pareja hace crecer los momentos de crispación para acabar en discusiones y estados de mal humor", nos explica.

Deberes en pareja: una gran ayuda

"Para evitar esta problemática debida a la falta de obligaciones, propongo estas ideas: Planificar las tareas semanalmente, intentando cumplir con los cometidos:

-Colaborar e intercambiar los trabajos (una vez uno y otra vez el otro).

-A lo largo del día, encontrar un momento para estar a solas, sea para leer, escuchar música, pintar o escribir.

-Hacer ejercicios físicos solos y en pareja.

-Iniciar juegos divertidos, tanto como si son juegos con reglas, como si son nacidos del desempeño de una tarea.

-Apagar el televisor para hablar desde la escucha empática.

-Mantener unos horarios flexibles, pero no caóticos.

-Crear momentos y espacios para la aventura erótica, dejándose llevar por la imaginación y la variedad.

-Finalmente, mantener un aseo óptimo, porque el agua con jabón despeja, refresca, sanea, purifica y, sobre todo desinfecta, el espacio compartido.