Deporte y Vida

SALUD

Gamer: de la vida virtual a los problemas reales de salud física y mental

Cómo gestionar la nutrición, el descanso, la actividad física, la salud ocular, el estrés o la ansiedad son algunos de los restos a los que se enfrentenan millones de jóvenes en el mundo gamer, ya sean profesionales o aficionados.

gamers, salud
WOLFGANG RATTAY REUTERS

El sector de los videojuegos, al amparo de las posibilidades que ofrecen las nuevas tecnologías, ha vivido un auge exponencial y lo que en su día fue principalmente una actividad de tintes lúdicos en la intimidad del hogar se ha convertido en un negocio que mueve millones y trasciende más allá de las cuatro paredes de la habitación de un adolescente. Gracias, sobre todo, a la popularidad de los deportes electrónicos o eSports cuya relevancia ya es innegable.

Competiciones internacionales, pabellones repletos, canales temáticos, audiencias fieles y jugadores profesionales son los ingredientes básicos de esta disciplina seguida por una legión fiel de aficionados que comparten la misma pasión. Generalmente hablamos de jóvenes (el 64% de los seguidores tienen entre 17 y 25 años) y mayoritariamente de sexo masculino (un 71%), aunque en los ultimos años está subiendo el porcentaje de mujeres que participan en estas competiciones. Además, consumen una media diaria de cuatro horas y 30 minutos de Internet, y que son asiduos a las redes sociales.

Pero de nada sirve ser el mejor gamer o tener una gran habilidad en la materia si no se presta atención a lo más importante: el cuerpo y la mente. No solo mejora la sensación de bienestar, sino que además se puede potenciar el rendimiento. Estando en forma y descansando adecuadamente mejoran las funciones cognitivas y la coordinación ojo-mano y reflejos, entre otros. Además, se pueden evitar problemas de salud a largo plazo o estar fuera de juego una temporada por problemas como las lesiones musculoesqueléticas, comunes en los gamers.

Algunas claves para los gamers

  • Programar descansos para realizar las principales comidas del día.
  • Reducir el sedentarismo, con actividad física diaria y pausas activas.
  • Dormir entre 7 y 8 horas diarias como mínimo, principalmente con horarios regulares.
  • Evitar el consumo de alimentos de forma simultánea al juego.
  • Utilizar un mobiliario que permita controlar las alturas y las distancias para evitar problemas musculo esqueléticos.
  • Incorporar rutinas visuales, como enfocar la mirada a lo lejos durante los descansos, como, por ejemplo, mirando por una ventana.

“El sedentarismo es uno de los riesgos más habituales para la salud de aficionados y profesionales. Además, estos también tienden a sufrir enfermedades como, por ejemplo, la tendinitis, la epicondilitis (o codo de tenista), el síndrome del túnel carpiano (que puede provocar daño muscular en la mano y en los dedos), así como dolores de cabeza, de espalda y de articulaciones, problemas en la vista, obesidad y otros trastornos provocados por la alimentación”, explica el doctor Luis Delgado, asesor médico de Fundación Mapfre, que junto a la Liga de Videojuegos Profesional (LVP, Grupo Mediapro), ha presentado la campaña 'Feel good, play better', para promover hábitos saludables entre jóvenes aficionados a videojuegos.