Deporte y Vida

SALUD

La importancia de lavarse la boca y la lengua para evitar el contagio por coronavirus

Además de las manos, se ha descubierto que una correcta higiene de boca, lengua incluida, sería uno de los métodos más eficaces para frenar la entrada en el cuerpo del coronavirus.

salud bucodental coronavirus
as.com

Cada detalle cuenta en la lucha contra la pandemia, y más si hay que hacer frente a la infección respiratoria, donde nariz y boca cobran especial protagonismo. Por eso, según especialistas de la Sociedad Española de Ortodoncia, presidida por Juan Carlos Pérez Varela, tienen claro que la salud oral es la preocupación principal. 

Es necesario cepillarse los dientes 3 veces al día complementándolo con el uso de colutorio específico; lavarse las manos antes y después de cepillarse, y no dejar el cepillo de dientes cerca de otros cepillos, como medidas básicas. 

Pero, además, "hay que acudir regularmente a las revisiones odontológicas y ortodóncicas con total tranquilidad, ya que las clínicas odontológicas y ortodóncicas ya eran antes espacios seguros con el uso de mascarillas, desinfección entre cada paciente... y ahora aún hay más con todas las medidas de refuerzo para extremar la prevención", avisan. 

Cómo disminuir la carga viral de la boca 

“Hoy en día se está trabajando en la hipótesis sobre si se logra disminuir la carga viral de la boca, podría existir menor riesgo de transmisión del virus y menor gravedad en la enfermedad. Por lo tanto, estamos hablando de que tener una higiene bucal adecuada es clave para la transmisión del virus. Esto es importantísimo en estos momentos, donde todos estamos volviendo a las rutinas post verano y sobre todo, donde los niños vuelven a sus escuelas y se empiezan a reactivar las actividades diarias, cosa que es un riesgo para el aumento de casos, como se está demostrando en las cifras actuales. Es básico indicar que con pequeños gestos podemos hacer mucho. Es importante dar a conocer cómo hacerlo de forma correcta”. Indica el odontólogo Iván Malagón, director de Ivan Malagón Clinic.

Por qué la cavidad bucal es una zona de alto riesgo de infección por SARS- Cov-2

  • Se ha detectado el virus en vías respiratorias superiores (garganta, nariz y cavidad bucal) en los 10 primeros días de infección. Con el agravante que en este periodo se puede ser asintomático.
  • Existe una relación entre la carga viral y la gravedad de la enfermedad.
  • La detección del virus en saliva señala presencia en la boca y posibilidad de utilizarse como método diagnóstico menos invasivo.
  • La SARS- Cov-2 infecta las células a través de receptores ECA2. 
  • Se ha observado alta densidad de receptores ECA2 en la cavidad bucal, sobre todo en la lengua.

La limpieza de la boca: lo que no debes olvidar

"Tenemos tos porque el virus se aloja en la garganta, perdemos el gusto porque hay muchos receptores ECA2 en la lengua y perdemos el olfato por lo mismo en la nariz. Tenemos que limpiar la lengua una vez al día, enjuagarnos con colutorio dos veces al día durante 30 segundos, hacer una limpieza interproximal, con cintas dentales, entre otros, y el cepillado tres veces al día por lo menos durante dos minutos. Es vital para prevenir el virus", señala a Informativos Telecinco Rosalía Gozalo, vocal de Dermofarmacia y Productos Sanitarios del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM).

Colegios: evitar el cepillado de dientes

"Cuando los niños escupen al lavarse los dientes en el centro escolar, también propagan el virus. Será mejor hacer la higiene de la boca por la mañana y por la noche y evitar ese cepillado en los colegios, porque también estaremos propiciando el contagio. El cepillo hay que lavarlo y aclararlo tras el lavado, sacudirlo y secarlo bien, incluso con una toalla. Hay que evitar el contacto con otros cepillos y cambiarlo tras un proceso infeccioso. Y hay que aplicarle, por ejemplo, un colutorio por lo menos una vez a la semana", matiza Gozalo.

Lo que debe tener tu pasta de dientes para evitar el coronavirus

Para aumentar la limpieza bucodental hay que apoyarse en enjuagues o pasta de dientes que contengan cloruro de cetilpiridinio, CDC. También se pueden usar productos con providona yodada (betadine) y el peróxido de hidrógeno (agua oxigenada) con cantidades y soluciones específicas.