Deporte y Vida

SALUD

El sobrepeso, asociado a un mayor riesgo de alzhéimer y enfermedades mentales

Una nueva investigación concluye que a medida que el peso de una persona aumenta todas las regiones del cerebro disminuyen su actividad y flujo sanguíneo.

Obesidad, IMC, salud, dieta, alzhéimer, enfermedades mentales.
as.com

Un nuevo estudio publicado en la revista 'Journal of Alzheimer's Disease' pone de manifiesto la incidencia que el peso de una persona puede tener en la función cerebral. En concreto, asocia un índice de masa corporal (IMC) más alto con un menor flujo sanguíneo cerebral, lo que se asocia con un mayor riesgo de enfermedad de Alzheimer y enfermedades mentales.

El trabajo, uno de los mayores estudios que relaciona la obesidad con la disfunción cerebral, los científicos analizaron más de 35.000 escaneos de neuroimágenes funcionales utilizando tomografía computarizada por emisión de fotón único (SPECT) de más de 17.000 personas para medir el flujo sanguíneo y la actividad cerebral.

Y en este sentido, el bajo flujo sanguíneo cerebral es una señal inequívoca que predice la posibilidad de que una persona desarrolle la enfermedad de Alzheimer. Pero no solo eso, también se asocia con la depresión, el TDAH, el trastorno bipolar, la esquizofrenia, las lesiones cerebrales traumáticas, las adicciones, el suicidio y otras afecciones.

“El sobrepeso o la obesidad afectan seriamente la actividad cerebral y aumentan el riesgo de padecer la enfermedad de Alzheimer, así como muchas otras condiciones psiquiátricas y cognitivas", explica Daniel G. Amen, autor principal del estudio y fundador de Amen Clinics, una de las principales clínicas de salud mental centrada en el cerebro de los Estados Unidos.

Resultados de la investigación

  • El estudio contempló las categorías de bajo peso, peso normal, sobrepeso, obesidad y obesidad mórbida.
  • Se encontraron patrones sorprendentes de reducción progresiva del flujo sanguíneo en prácticamente todas las regiones del cerebro a medida quje el peso aumentaba.
  • En particular, se observó que las zonas del cerebro que se consideraban vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, los lóbulos temporal y parietal, el hipocampo, el giro cingulado posterior y el precuneus, tenían un flujo sanguíneo cada vez más reducido a lo largo de las categorías.
  • Estos patrones se observaron mientras los participantes estaban en estado de reposo y mientras realizaban una tarea de concentración.
  • Se observó que las zonas del cerebro que se consideraban vulnerables a la enfermedad de Alzheimer, los lóbulos temporal y parietal, el hipocampo, el giro cingulado posterior y el precuneus, tenían un flujo sanguíneo reducido a lo largo del espectro de la clasificación del peso.

"Una de las lecciones más importantes que hemos aprendido a lo largo de 30 años de realizar estudios de imágenes funcionales del cerebro es que los cerebros pueden mejorarse cuando se los coloca en un ambiente de curación adoptando hábitos saludables para el cerebro, como una dieta saludable e inteligente en calorías y ejercicio regular", concluye Amen, lo cual brinda cierta esperanza a pesar de los preocupantes resultados. Más si tenemos en cuenta que la obesidad está avanzando en el mundo de manera inquietante.