Deporte y Vida

SALUD

Una dieta baja en carbohidratos es más eficaz para reducir el riesgo cardiovascular

Una investigación a cargo de expertos de la Universidad del Sur de Florida (EEUU) defiende el consumo de grasas saturadas en personas con hipercolesterolemia familiar ya que no son relevantes para la salud del corazón.

dieta, salud, nutrición, enfermedades cardiovasculares, hipercolesterolemia
as.com

Ni las grasas saturadas son dañinas ni el nivel del colesterol es relevante para la salud del corazón. Es al menos lo que afirma una investigación a cargo de expertos de la Universidad del Sur de Florida (EEUU), que concluye que no existen evidencias que recomienden minimizar el consumo de grasas saturadas con la finalidad de reducir el colesterol y los riesgos cardiovasculares asociados en personas con hipercolesterolemia familiar.

La hipercolesterolemia familiar (HF) es un trastorno genético que hace que las personas tengan niveles de colesterol 2-4 veces más altos que la persona promedio y las recomendaciones actuales abogan por una reducción en el consumo de grasas saturadas para reducir el colesterol y los riesgos de enfermedad cardíaca. Pero el trabajo, publicado en la prestigiosa revista ‘BMJ Evidence-Based Medicine’, no encontró evidencia que respalde esas afirmaciones.

"Durante los últimos 80 años, a las personas con hipercolesterolemia familiar se les ha recomendado que reduzcan el colesterol con una dieta baja en grasas saturadas. Pero nuestro estudio demostró que una dieta más saludable para el corazón es baja en azúcar, no en grasas saturadas”, explica David Diamond, profesor e investigador de enfermedades cardíacas de la USF.

Diamond y sus coautores dicen que seguir una dieta baja en carbohidratos es más eficaz para las personas con mayor riesgo de enfermedades cardíacas, como las personas con sobrepeso, hipertensas y diabéticas. Sus hallazgos son consistentes con otro artículo publicado recientemente en el ‘Journal of the American College of Cardiology’, que proporcionó una fuerte evidencia de que los alimentos que aumentan el azúcar en la sangre son los que deben reducirse en lugar de los de origen animal.

"Las grasas saturadas han sido acusadas falsamente y condenadas por causar enfermedades cardíacas, así como otras enfermedades, todo sin justificación. No hay evidencia entre una dieta baja en grasas saturadas y la reducción del colesterol y de los riesgos de enfermedad cardíaca. Es una teoría desactualizada”, asegura Diamond, que va más allá.

El negocio de los productos que reducen el colesterol

"Las personas con HF que no fuman, controlan el azúcar en la sangre y el estrés y no tienen sobrepeso, no tienen más riesgo de enfermedad cardíaca que las personas que no tienen HF. Sé que esto suena completamente contrario a lo que está establecido, pero eso se debe a que la reducción del colesterol es muy rentable. Los productos que se venden con el llamado beneficio de reducir el colesterol en realidad benefician a las compañías de alimentos y medicamentos mucho más que a los pacientes que los usan", concluye.