Deporte y Vida

SALUD

Desescalada en nuestra piel: así debemos extremar las precauciones

Tras casi dos meses confinados, la vuelta a la calle puede ser perjudicial para nuestra piel. No descuidar la protección solar es fundamental para evitar problemas mayores.

verano pantano de san juan
J.J.Guillen EFE

Las diferentes fases de desescalada en España están haciendo que salir a la calle sea más sencillo, tanto para hacer deporte como para ir a la compra, como para pasear, y empezar a disfrutar de tiempo libre en la provincia, en la región... 

Pero, una de las primeras consecuencias, es que estar más de dos meses sin que nuestra piel se haya visto expuesta a la luz solar de manera directa puede hacer que ahora esté mucho más sensible, y si no nos protegemos bien, acabar en serio problemas. Preguntamos a la doctora Raquel Novo Lens, profesora de Dermatología de la Facultad de Medicina de la Universidad CEU San Pablo y jefe de Dermatología de HM Hospitales para Deporte y Vida. 

¿Cómo de sensible puede llegar a estar nuestra piel tras el confinamiento?

Sobre todo dependerá de cómo la hayamos cuidado en este tiempo, de la dieta que hayamos mantenido, de múltiples situaciones personal... esto es así porque las dietas con alto contenido en azúcares, la liberación de cortisol por efecto del estrés y los cambios en las rutinas, pueden producir alteraciones que ahora empezamos a ver en las consulta

¿Deberíamos ir plantearnos hacer 'sesiones' al sol para que la piel no se dañe más de lo necesario?

No. La falta de exposición solar puede afectar a nuestros niveles de vitamina D, pero por lo demás, no es perjudicial para la piel. Lo único es que hay que tener en cuenta que este año no hemos tenido las vacaciones de Semana Santa, donde ya empezamos a exponernos al sol, por lo que la piel ahora que se descubre, lo hace en un momento de radiación más intensa. No es recomendable (salvo en casos muy puntuales y con criterio médico) la exposición a cabinas de UVA artificiales, sino hacer una exposición gradual y estar muy pendiente del protector solar.

Las manos son las grandes olvidadas, y las que más sufren, especialmente ahora con los geles hidroalcohólicos. ¿Podemos usar protección solar y gel, o cómo hacemos en este caso?

El gel hidroalcohólico es muy evanescente, es decir, se evapora en seguida, por lo que se puede utilizar después de aplicar protector solar. Habrá que renovar las aplicaciones con más frecuencia.

¿Sol de mañana o sol de tarde para evitar que sea más dañino?

De primera hora de la mañana y de última de la tarde. Incluso a primera hora de la mañana se pueden hacer pequeñas exposiciones sin protector solar (brazos o piernas durante 20 minutos) para asegurar la síntesis de vitamina D

¿Y con los niños?

Pues hay que estar muy pendiente, reaplicar el fotoprotector, elegir filtros resistentes al agua y, sobre todo, que nunca se produzcan quemaduras.

El tema bebés y sol es muy complejo, ¿cómo podemos ir adaptando las salidas y evitar el sol del verano tan fuerte?

Los bebés no deben exponerse al sol de manera directa, se recomienda utilizar filtros minerales, y medidas físicas: sombreros, sombrillas, etc.

Si tuviéramos que tener unas reglas sencillas, como las de 1 km, 1 hora, 1 niño... respecto al sol, ¿cuáles serían?

Aplicar el protector solar antes de salir de casa, reaplicar cada 2 horas, y buscar la sombra entre las 12 y las 16:00 horas.