Deporte y Vida

MEDIO AMBIENTE

Detectado el primer agujero en la capa de ozono sobre el Polo Norte

Markus Rex, jefe del departamento de física atmosférica del Instituto Alemán Alfred-Wegner, asegura haber detectado el primer agujero en la capa de ozono sobre el Polo Norte justo cuando se constaba un recuperación.

ozono, capa de ozono, medio ambiente, agujero
as.com

El agujero de ozono sobre la Antártida, cuyo descubrimiento en 1985 condujo a la aprobación del denominado Protocolo de Montreal y, por lo tanto, a la prohibición gradual de los clorofluorocarbonos, parece cerrarse lentamente ya que incluso en 2019, alcanzó su menor extensión en unos 30 años.

De hecho, una investigación publicada esta misma semana en la revista Nature concluía que el Protocolo de Montreal para la protección de la capa de ozono estratoférico ha estimulado su recuperación y generado cambios en los patrones de circulación aéreos del Hemisferio Sur.

La investigación, desarrollada por científicos de Estados Unidos, ha demostrado que las variaciones se han estancado y podrían, incluso, ser revertidas debido al llamado Protocolo de Montreal de 1987 que limitó el uso de sustancias que dañan la capa de ozono.

"Este estudio se suma a la creciente evidencia que muestra la profunda efectividad del Protocolo de Montreal", ha subrayado la profesora de la Universidad de Colorado (Estados Unidos) Antara Banerjee, investigadora que trabaja en la división de Ciencias Químicas de la Administración Atmosférica Oceánica Nacional (NOAA).

Según la experta, principal responsable del análisis, el Tratado "no solo ha estimulado la curación de la zapa de ozono, también ha estimulado los recientes cambios observados en los patrones de circulación aéreos del Hemisferio Sur".

¿Un nuevo agujero?

Sin embargo, en este escenario de aparente recuperación, Markus Rex, jefe del departamento de física atmosférica del Instituto Alemán Alfred-Wegner, asegura haber detectado el primer agujero en la capa de ozono sobre el Polo Norte.

Rex explica que en las áreas donde el grosor de la capa de ozono es máxima, la pérdida es de alrededor del 90%, un área equivalente a tres veces Groenlandia. Si bien, en total se ve afectada un área de 20 millones de kilómetros cuadrados, o 10 veces el tamaño de Groenlandia, a pesar de que la pérdida de ozono a veces es menor.

Esto se debe, según Rex, a un vórtice polar especialmente fuerte este invierno y a las bajas temperaturas en la estratosfera, donde se encuentra la capa de ozono.

"En este momento, esas masas de aire todavía están encerradas sobre el Ártico central, por lo que la gente en Europa no necesita preocuparse por quemarse con el sol más rápido de lo habitual", afirma. Sin embargo, es una posibilidad que esas masas de aire se alejen del Ártico central y hacia Europa en abril.

La producción de clorofluorocarbonos que dañan el ozono fue prohibida hace mucho tiempo, pero tal y como advierte Rex, las sustancias son muy duraderas.