Deporte y Vida

SALUD

La meditación trascendental cambia el cerebro

Repetir un mantra de manera silenciosa como técnica de relajación conlleva beneficios psicológicos, según la ciencia.

David Lynch, divulgador de la meditación trascendental.

Cada vez más estudios relacionan la relajación y el bienestar mental de los seres humanos. Ahora, un estudio de la Universidad de Lucca (Italia) ha demostrado que una técnica de relajación concreta, la meditación trascendental, modifica el cerebro como efecto de su práctica. Se trata de una evidencia que se correlaciona con la sensación de bienestar que suelen comunicar quienes se dedican a este sistema silencioso para liberar el estrés.

La investigación fue llevada a cabo por un equipo del laboratorio de la Escuela de Estudios Avanzados de Lucca. Los expertos seleecionaron a un grupo de estudiantes sanos para estudiar sus cerebros con una resonancia magnética para analizar su actividad cerebral y sus conexiones en reposo. Además, los sujetos observados tuvieron que responder a cuestionarios psicométricos sobre su nivel de ansiedad y estrés, así como su capacidad para afrontar situaciones estresantes. Después, les dividieron para que sólo uno llevara a cabo la meditación trascendental 40 minutos cada día (20 minutos matutinos y los otros 20 en horario nocturno). Esta técnica consiste en repetir un sonido sin sentido (un mantra) de manera silenciosa para conseguir relajarse.

Las comparaciones entre ambos grupos tuvieron lugar tres meses después. Se repitieron los cuestionarios y las pruebas tecnológicas y se comprobó que los niveles de ansiedad y estrés se habían reducido "significativamente" por los voluntarios de la meditación. Los cerebros también habían sido modificados. "La resonancia magnética también muestra que la reducción de los niveles de ansiedad está asociada con cambios específicos en la conectividad entre diferentes áreas cerebrales que tienen un papel importante en la modulación de las emociones y los estados internos" , añadió Giulia Avvenuti, autora principal del estudio.

No es solo una sensación

El estudio, publicado en Brain and Cognition, refrenda la sensación de bienestar que comunicaban las personas que practicaban la meditación trascendental. La modificación del cerebro certifica lo que en un principio se podía asumir como un sentimiento subjetivo pero que con solo tres meses de práctica ha impulsado cambios en el órgano que dirige a los humanos.

La investigación ayuda a comprender que esta meditación se haya convertido en una manera para reducir el estrés y una herramienta de ayuda para las víctimas de un trauma. "También amplía los resultados de investigaciones recientes que sugieren que las terapias con medicamentos y la psicoterapia aprovechan el mismo mecanismo biológico", asegura Pietro Pietrini, director de la Escuela de Estudios Avanzados de Lucca.

El informe fue cofinanciado por la Fundación David Lynch, que trata de promover la meditación trascendental en todo el mundo. El mismo directo de cine fue uno de los primeros en felicitar a los investigadores: “Estoy muy contento con los resultados de este estudio que utilizó la última tecnología para mostrar los hermosos beneficios para los seres humanos de meditación trascendental. Ahora estoy trabajando para formar mi fundación también en Italia, con maestros que enseñan meditación trascendental en escuelas, lugares de trabajo y otros grupos, llegando a la mayor cantidad de personas posible ".