Deporte y Vida

SALUD

Las mujeres tienen menos posibilidades de ser reanimadas de un paro cardíaco

La tasa de supervivencia es mayor entre los varones y los testigos suelen ayudar menos en las tareas de reanimación cuando hay un problema de corazón.

Una mujer camina por Ámsterdam.
Cristian Ispas Snapwire

Una mujer tendrá menos posibilidades de sobrevivir a una parada cardíaca respiratoria fuera de un hospital. Además, será más complicado que sea reanimada. Así lo ha mostrado un estudio del Departamento de Cardiología Clínica y Experimental de la Universidad de Medicina de Ámsterdam.

Entre los más de 5.700 casos estudiados en los Países Bajos se observó que los testigos del momento de la parada intentaron menos reanimaciones que en el caso de los hombres. Los datos también mostraron que ellas sobrevivieron en menor porcentaje que ellos después de una resucitación pulmonar tras una posible causa cardíaca. Es decir, que los diagnósticos de infarto agudo fueron menores con ellas y recibieron menos que los hombres una coronariografía y revascularización percutánea. El resultado fue que menos mujeres siguieron con vida tras los accidentes cardíacos.

La Sociedad Española de Cardiología (SEC) ha querido destacar la importancia de enfocarse en la diferencia de géneros. "En los últimos años, las diferencias entre hombres y mujeres en la forma de presentación y el pronóstico de las enfermedades cardiovasculares están cobrando un interés cada vez mayor. La parada cardíaca respiratoria fuera de un centro hospitalario es una de las principales causas de mortalidad, aunque hemos observado una reducción en las muertes por esta causa gracias a estrategias poblacionales que promueven una atención y desfibrilación tempranas. Encontramos también diferencias importantes de supervivencia entre sexos y los varones tienen una menor mortalidad", escriben en su página web los expertos españoles.

Causas de las diferencias entre hombres y mujeres

Según los autores del análisis publicado en la Revista Europea del Corazón, los niveles más altos de mortalidad se podrían deber a la tardanza en la identificación de la parada cardiaca y la atención por testigos. No obstante,no se puede descartar la importancia de factores biológicos o de unos síntomas menos habituales antes de la parada cardíaca. "Las mujeres pueden tener quejas más equívocas, como fatiga, síncope, vómitos y dolor de cuello o mandíbula, mientras que los hombres son más propensos a manifestaciones más típicas como dolor en el pecho", reconocen en su estudio los médicos de la Universidad de Ámsterdam.

Al respecto, la SEC recuerda la importancia de un adecuado reconocimiento inicial por parte de los testigos y las primeras maniobras de reanimación antes de la llegada de los servicios de emergencia. "Los ritmos inicialmente desfibrilables se transforman en no desfibrilables rápidamente en ausencia de una atención adecuada", alertan los científicos españoles.

La investigación neerlandesa termina con una recomendación social de concienciación. En primer lugar, llama la atención sobre una desfibrilación rápida de los testigos y, en segundo lugar, sobre la atención a las mujeres fuera de los centros médicos.