Deporte y Vida

SALUD

Una pulsera para predecir el contagio de la gripe

Una investigación señala las posibilidades de anticipar epidemias gracias a los registros de actividad física de los aparatos tecnológicos actuales.

Una mujer camina con una pulsera que registra su actividad física.

¿Cuántos pasos ha dado hoy? No hace falta que haga un repaso mental ni que compruebe la distancia recorrida y haga un cálculo. Actualmente, bastaría con disponer de una pulsera de actividad. Y también podrían comprobar sus horas de sueño, las calorías quemadas... Para un equipo californiano de expertos, estos registros podrían ser algo mejor que un indicador sobre la salud individual de las personas. Así que se lanzaron a un estudio innovador sobre el diagnóstico de enfermedades con relojes y otros aparatos 'inteligentes' que incluso podría evitar las epidemias y miles de muertes.

Los expertos del Instituto Tranlational de La Jolla aprovecharon los datos que ofrecía la popular aplicación Fitbit para establecer patrones en cinco zonas de Estados Unidos. Se concentraron en averiguar quiénes de los más de 47.000 usuarios que habían autorizado el análisis de sus datos habían contraído la gripe. Los indicios se buscaban en la frecuencia cardíaca en reposo y los datos de sueño.

Según el estudio, la oportunidad se deriva de la posibilidad de controlar las epidemias en tiempo real y con precisión geográfica gracias a las pulseras. "Esta información podría ser vital para promulgar medidas oportunas de respuesta en los brotes para evitar una mayor transmisión de casos de gripe", avanzan en su investigación publicada en The Lancet

La oportunidad se presenta esperanzadora. Para empezar, registrar de manera temprana los indicios de gripe podría permitir señalar al protoenfermo que tomara las medidas adecuadas como permanecer en su hogar y lavarse las manos con frecuencia y cuidado para evitar el contagio. Además, podría recurrirse a vacunas y antivirales cuando se apunta la amenaza tan cercana y conocida. Los relojes inteligentes podrían reducir una epidemia que cada año acaba con la vida de 650.000 personas en todo el planeta.

Mejor tecnología, mejores pronósticos

Todavía se trata de una posibilidad de pronóstico en pañales. Al fin y al cabo, los datos sobre calidad y horas de sueño son cuestionados por los expertos. Sin embargo, los avances tecnológicos están de su parte. Para los científicos, la atención podría ser mejor gracias a los 'wearables' que detectarán los cambios de temperatura, presión arterial o incluso el reconocimiento de tos. "Es probable que mejoren aún más nuestra capacidad para identificar la población e incluso la actividad de la gripe a nivel individual. En el futuro, con acceso a datos en tiempo real desde estos dispositivos, podría ser posible identificar los síntomas diarios, en lugar de semanalmente, proporcionando una vigilancia aún más oportuna", señalan en su informe.

Por otra parte, la mejora no se debería limitar a los lugares en los que los controles son más sencillos. "A medida que estos dispositivos se vuelven más portátiles, esta técnica de vigilancia basada en sensores podría incluso aplicarse a un nivel más global donde los centros y laboratorios de vigilancia no siempre están disponibles", señalan en su investigación.

En un apéndice final se confirma que tienen el apoyo de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos. "Es un primer paso prometedor hacia la integración de medidas aplicables en modelos predictivos de enfermedades infecciosas. Anticipamos que la gran cantidad de datos en tiempo real generados por Fitbit y otros dispositivos personales resultarán de gran utilidad para la salud pública y aumentarán los sistemas de vigilancia tradicionales. La revolución cada vez mayor 'Big Data' ofrece oportunidades únicas para extraer nuevos flujos de datos, identificar patrones epidemiológicamente relevantes y enriquecer los pronósticos de enfermedades infecciosas", escribe el doctor Cécile Viboud, experto del Centro Internacional Fogarty.