Deporte y Vida

SALUD

¿Por qué deben tener cuidado las personas mayores con el frío?

Las bajas temperaturas agravan las enfermedades crónicas respiratorias, cardiacas y reumáticas, entre otras, en las personas mayores por lo que es necesario tener en cuenta una serie de recomendaciones.

salud, tercera edad, personas mayores, enfermedades crónicas, frío
as.com

En las últimas semanas se ha intensificado notablemente el frío, agravado por los temporales que que están dejando una buena cantidad de agua y nieve por todo el territorio. Una situación que obliga más si cabe a las personas mayores, población de riesgo, a extremar las precauciones. Y es que el frío agrava enfermedades crónicas como las patologías cardíacas, respiratorias, reumáticas, neurológicas, enfermedad mental y la diabetes.

"En este grupo de edad es donde existe una mayor incidencia de enfermedades crónicas y es, en este sector de la población, donde las infecciones respiratorias pueden producir de forma directa cuadros graves tales como pulmonías o indirectamente desestabilizando y agravando las patologías previas del paciente", explica el doctor Javier Satorres, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Quirónsalud Torrevieja.

“Es recomendable que las personas de avanzada edad acudan al médico siempre que presenten un empeoramiento de su estado basal, dependiendo de su patología inicial. Por ejemplo, un paciente con una enfermedad pulmonar crónica que presente tos, secreciones abundantes, dificultad espiratoria, ruidos respiratorios, fiebre. Por su parte los pacientes con enfermedad cardiaca crónica deben consultar si presentan dificultad respiratoria con fatiga que les dificulte realizar actividades que antes eran capaces de realizar, cuando tengan hinchazón de pies y piernas o disminuya la cantidad de orina en la micción a lo largo del día", añade la doctora Judith Catalá, especialista de la Unidad de Medicina General de Quirónsalud Alicante.

Bajas temperaturas y personas mayores: consejos

  • Las personas mayores o con una patología crónica de base en los días de bajas temperaturas evitar, en la medida de lo posible, salir de casa salvo que sea muy necesario.
  • En caso de tener que hacerlo es recomendable abrigarse con varias capas de ropa, con gorro, guantes, bufanda que cubra la nariz-boca, calzado y abrigo impermeable y respirar por la boca y la nariz.
  • En el domicilio, se deben evitar cambios bruscos de temperatura, abrigándonos correctamente y manteniendo la calefacción en un nivel correcto.
  • Los especialistas recuerdan la importancia de la vacunación para la gripe en todas las personas a partir de los 60 años y antes de esa edad en aquellos pacientes inmunodeprimidos o con enfermedades crónicas.