Deporte y Vida

SALUD

Dosis bajas de aspirina pueden reducir el riesgo de parto prematuro en madres primerizas

Una investigación publicada en 'The Lancet' concluye que una dosis diaria baja de 'aspirina' desde la sexta semana de embarazo hasta la 36 puede reducir el riesgo de parto prematuro entre las madres primerizas.

aspirina, embarazo, parto prematuro, salud
as.com

La ingesta de una dosis diaria baja de aspirina, 81 miligramos, desde la sexta semana de embarazo hasta la 36 podría suponer una dismonución en el riesgo de parto prematuro en madres primerizas según una investigación a cargo de la Global Network for Women's and Children's Health Research (Red Global para la Investigación de Salud de Mujeres y Niños).

Los resultados del trabajo, publicado en revista 'The Lancet', atribuyen una reducción del 11% de probabilidades de dar a luz antes de la semana 37 de embarazo para aquellas mujeres que ingieran diariamente el medicamento. El ensayo clínico involucró a más de 11.000 mujeres de varios países de bajos y medianos ingresos y a un grupo se le administro un placebo para poder comprobar la eficacia de la aspirina.

Según aseguran los investigadores, el parto prematuro es la causa más común de muerte infantil y la principal causa de discapacidad neurológica a largo plazo en los niños. Y es que a pesar de los avances en la atención del recién nacido han mejorado la supervivencia de los recién nacidos prematuros, en muchos lugares del mundo esa atención es limitada o deficiente.

El nacimiento prematuro (antes de las 37 semanas) ocurrió en el 11,6% de las mujeres que tomaron aspirina y en el 13,1% de las mujeres que tomaron el placebo. Igualmente, el nacimiento antes de las 34 semanas (parto prematuro temprano) ocurrió en el 3,3% del grupo de 'Aspirina' y el 4% del grupo de placebo (una reducción del 25%).

Tasa más baja de mortalidad perinatal

Las mujeres en el grupo de 'Aspirina' también tuvieron una tasa más baja de mortalidad perinatal (muerte fetal o recién nacida en los primeros siete días de vida), en comparación con el grupo placebo (45.7 por 1.000 nacimientos versus 53.6 por 1.000 nacimientos). El riesgo de trastornos de la presión arterial alta del embarazo a término no difirió significativamente entre los grupos.

"Nuestros resultados sugieren que la terapia con dosis bajas de 'Aspirina' al comienzo del embarazo podría proporcionar una forma económica de reducir la tasa de nacimientos prematuros en las madres primerizas", concluye la autora del estudio, Marion Koso-Thomas.