Deporte y Vida

PSICOLOGÍA

Los hermanos menores son mejores deportistas, según la psicología

Un estudio del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental revela que los nacidos más tarde en la familia muestran mejores condiciones para el deporte profesional.

Los hermanos Pau y Marc Gasol bromean durante un partido de baloncesto de la selección española.
Juan Carlos Hidalgo EFE

¿Es mejor Pau o Marc? ¿Habría sido mejor jugador de baloncesto un cuarto hermano Gasol? ¿Sucede en todas las familias igual? Un estudio del Colegio Oficial de Psicología de Andalucía Occidental ha tratado de responder a la respuesta de quiénes son los mejores deportistas de la familia. Y, según el análisis de más de 500 ejemplos, los federados con mejores condiciones predeterminadas son aquellos que han nacido a partir del tercer lugar de la familia.

¿Son mejores deportistas los hermanos pequeños? Sí, y cuanto más pequeños más opciones tienen de ser mejores. De hecho, el informe 'Personalidad resistente en deportistas y orden de nacimiento', firmado por Higinio González (Universidad Internacional de Valencia) y por Antonia Pelegrín (Universidad Miguel Hernández de Elche), incluso señala que a partir del tercer hermano aumentan las posibilidades de que sea el mejor en competición de la familia. «Son más implicados en su actividad deportiva, tienen mayor reconocimiento personal de las metas y una mayor toma de decisiones», sostienen los investigadores con los datos recogidos y apoyados en otros estudios anteriores.

La personalidad resistente, fundamental en el deporte de competición

El informe publicado en la revista 'Apuntes de Psicología' se basa en una característica psicológica fundamental para el deporte de competición: la personalidad resistente. Quien posee esta singularidad es aquel que cumple con los requisitos de compromiso (tendencia de involucrarse en una actividad), control (tendencia a sentirse y actuar como si las situaciones de la vida no afectaran a la persona) y desafío (creencia de que el cambio es normal por encima de la estabilidad).

Así, los individuos estudiados (ciclistas, corredores, deportistas de musculación y futbolistas, principalmente) demostraron mayor habilidad para adaptar los imprevistos estresantes en un plan previsto sin problemas. También aprovecharon sus conocimientos, habilidades y capacidad de decisión para superar los obstáculos. Por último, lograron anticipar los cambios, cuestión que los psicólogos suelen considerar más interesante porque demuestra una forma de crecimiento más adecuada en contraste con la búsqueda de seguridad. Según los especialistas, mejorar individualmente y desarrollarse se traduce en carácter competitivo en lugar de emplear estrategias de protección de lo ya conseguido, como han demostrado otros estudios sobre maratonianos y corredores de ultrafondo.

Motivos por los que los hermanos mayores son mejores deportistas

Las razones para esta diferencia entre hermanos son diversas. Los autores consideran que la experiencia adquirida por los padres en la crianza es un factor fundamental, pero además los pequeños cuentan con la ayuda de los hermanos mayores para ser aconsejados, vigilados y cuidados. Marc Gasol ha tenido la referencia de un hermano cinco años mayor que abrió puertas en la NBA a los españoles, ganó un anillo en la mejor liga de baloncesto del mundo y era el referente cuando él tuvo que conseguir un puesto en una selección que terminaría siendo campeona del mundo. Ambos insisten en habitualmente en que su familia les ha instaurado pasión por su trabajo y un afán por mejorar decisivo en su vida y en sus carreras.

También, convivir en espacios más adultos incrementa su nivel de madurez y compromiso porque deben adaptarse a otro ambiente. Mar Gasol, por ejemplo, se mudó con toda su familia a Memphis cuando su hermano empezó a jugar en los Grizzlies. Tenía 15 años -es el segundo de los tres hermanos de la familia- y siempre que se le pregunta recuerda el gran cambio que supuso marcharse de España a Estados Unidos.

No obstante, el informe de los psicólogos González y Pelegrín se matiza con que hay otras variables que pueden influir en el progreso deportivo como el nivel socioeconómico de la familia. Además, puntualizan que esta situación se ha observado en deportistas federados, es decir, con cierto nivel competitivo. En los casos de aquellos que se dedican a las actividades físicas por salud o diversión los datos no son equiparables porque los niveles de compromiso son, evidentemente, diferentes.