Deporte y Vida

NOBEL DE MEDICINA

Gregg Semenza: 5 claves sobre la ciencia que conviene no menospreciar

Gregg Semenza, catedrático de la Universidad John Hopkins, recibirá la semana que viene el Premio Nobel de Medicina 2019 junto con William Kaelin y Peter Ratcliffe, y defiende la importancia de la ciencia.

premio nobel de medicina 2019, salud, medicina, oxígeno, Sir Peter J. Ratcliffe, Gregg L. Semenza, William G. Kaelin.
John Hopkins

Los investigadores William Kaelin, Peter Ratcliffe y Gregg Semenza recibirán la semana que viene el Premio Nobel de Medicina 2019 por sus descubrimientos sobre cómo las células perciben y se adaptan a la disponibilidad de oxígeno. Y, a escasos días de recoger el galardón, Gregg Semenza, el catedrático de la facultad de Medicina de la Universidad John Hopkins y director del programa de investigación vascular en Instituto John Hopkins de Ingeniería Celular, mantiene una agenda frenética.

Desde que se anunaciara el Nobel de Medicina el pasado 7 de octubre, Semenza se ha esforzado en numerosos foros de todo el mundo en explicar las implicaciones de su trabajo para comprender y, finalmente, tratar los trastornos sanguíneos, las enfermedades oculares, el cáncer y la diabetes, entre otras afecciones. Pero, también ha realizado siempre que ha tenido oportunidad un alegato en defensa de la ciencia, compartiendo 5 claves fiuindamentales:

Muchos de los mejores descubrimientos son realizados por jóvenes científicos

Los premios Nobel generalmente se otorgan a científicos mayores por los descubrimientos que hicieron cuando eran más jóvenes. "A menudo hacemos estos hallazgos al principio de nuestras carreras, pero su importancia se hace evidente con el paso del tiempo”, explica.

Los descubrimientos requieren perseverancia y colaboración

En muchos casos, los avances científicos son fruto de dar pequeños pasos hacia adelante mientras que los grandes logros son a menudo el resultado de la colaboración. En el caso de Semenza, obtuvo la ayuda del científico Thomas Kelly a través de su enfoque alternativo para concocer más sobre el gen HIF-1 que Semenza había identificado previamente.

Los mejores entornos de investigación tienen tutoría y colegialidad

"Hay lugares con gente muy inteligente, y hay lugares donde todos son amigables. Pero hay pocos lugares con personas inteligentes que casi siempre están dispuestos a ayudarte. Cuando escribimos el documento que informaba sobre el descubrimiento de HIF-1, lo enviamos a revistas de primer nivel, y no les pareció de interés para garantizar la publicación", explica Semenza, que una vez más recicbió el apoyo de otro científico del John Hopkins, Victor McKusick para que se publicaran sus hallazgos.

Para avanzar en la ciencia, es necesario inviertir educación científica

"En la escuela secundaria, tuve un maestro de biología que me inspiró a mí y a otros a seguir carreras en investigación científica al trasladarnos su amor por la ciencia y el proceso científico que condujo a los descubrimientos", dice Semenza, que ensalza la figura de los profesores, cuya influencia es innegable.

La investigación científica básica es buena para la economía

"Los inventos y descubrimientos que surgen de la investigación básica son críticos para la economía, la salud pública y el tratamiento de enfermedades. Es mejor a muchos niveles aprednder tratar las enfermedades lo antes posible y no cuando es demasiado tarde. Necesitamos más investigación para aprender cómo tratar más eficazmente muchos tipos de cáncer por ejemplo", concluye Semenza.