Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Los peligros de cenar mucho por la noche

Las mujeres que consumen una mayor proporción de sus calorías diarias en la noche, tienen mayor riesgo de enfermedad cardiovascular que las que no lo hicieron, según una investigación.

cenar salud
Betty Crocker

Desayunar como un rey, comer con un príncipe y cenar como un mendigo. Es lo que dice la leyenda, y una investigación parece que lo confirma. Según una investigación que se presentada en las Sesiones Científicas de la Asociación Americana del Corazón 2019, que se está celebrando en Filadelfia (Estados Unidos), las mujeres que consumen una mayor proporción de sus calorías diarias más tarde en la noche tiene mayor riesgo de enfermedad cardiovascular que las que no lo hicieron.

Para el estudio, las participantes apuntaban a diario qué, cuánto y cuándo comieron durante una semana al comienzo del estudio y durante una semana, hasta 12 meses después. Los datos del diario de alimentos completado por cada mujer se utilizaron para determinar la relación entre la salud del corazón y el momento en que comieron.

Cenar mucho, un riesgo para la salud

Para ayudar a lograr una salud cardiovascular ideal, las mujeres del estudio cumplían varios requisitos:

  • no fumar
  • estar físicamente activas
  • comer alimentos saludables
  • controlar el peso corporal
  • medir el colesterol
  • controlar la presión arterial
  • analizar los niveles de azúcar en la sangre

La hora de la cena, clave para tener una buena salud cardiovascular

El estudio mostró que si bien la mayoría de las participantes consumieron algo de comida después de las seis de la tarde, las que consumieron una mayor proporción de sus calorías diarias después de este tiempo tenían peor salud cardíaca. Con cada aumento del 1% en las calorías consumidas después de esa hora la salud del corazón disminuyó.

De hecho, las mujeres que consumieron más de sus calorías después de las 6 de la tarde tenían más probabilidades de:

  • tener una presión arterial más alta
  • un índice de masa corporal más alto
  • un control más pobre a largo plazo del azúcar en sangre

Y tras las 8 de la noche, peores datos: el impacto en la presión arterial fue más pronunciado en las mujeres hispanas que consumieron la mayor parte de sus calorías por la noche y persistieron incluso después de ajustar por edad y estado socioeconómico.