Deporte y Vida

DÍA MUNDIAL DE LA DIABETES

Nacho y su condición de diabético: "He cumplido más sueños de los que tenía"

El jugador del Real Madrid, que padece la enfermedad desde que tenía 12 años, participó en un acto con motivo del Día Mundial de la Diabetes.

Nacho, jugador del Real Madrid y diabético, en el acto 'Madrid se mueve para frenar la diabetes'.
RAFA APARICIO DIARIO AS

Nacho entró en la cantera del Real Madrid en edad alevín a punto de cumplir 11 años. Desde entonces ha desarrollado toda su carrera en el club blanco con un palmarés al alcance de pocos: cuatro Champions, cuatro Mundiales de Clubes, una Liga, una Copa del Rey o un Europeo Sub-21, entre otros títulos. Pero un aspecto conocido de su trayectoria es que Nacho padece diabetes desde que tenía 12 años. Un obstáculo que no le ha impedido llegar al fútbol de élite.

Con motivo del Día Mundial de la Diabetes que se celebra hoy, 14 de noviembre, el madridista ha participado en la jornada Madrid se mueve para frenar la Diabetes, que se ha celebrado durante la mañana de este jueves en el Auditorio Caja de Música del espacio CentroCentro del Ayuntamiento de Madrid, en el Palacio de Cibeles. El acto, que sirvió también para sumar a la capital a la red internacional de ciudades Cities Changing Diabetes, contó con el testimonio de Nacho, quien a preguntas de la periodista Silvia Muñoz recordó cómo fue el diagnóstico de su enfermedad y cómo ha aprendido a convivir con ella como deportista de alto rendimiento.

Nacho incidió en que la diabetes no ha sido un impedimento para lograr sus metas: "He tenido la suerte de cumplir los sueños de cualquier niño y de tener una carrera más allá incluso de lo que había soñado". Los síntomas de la enfermedad aparecieron de un día a otro. "Tenía un torneo con el Madrid al día siguiente y yo sólo pensaba en jugar. En urgencias me dijeron que tenía que dejar de jugar al fútbol. Me pasé viernes, sábado y domingo hecho polvo. El lunes ya llegó el que era mi endocrino, el doctor Ramírez, al que le debo muchas cosas, y cambió todo. Pasó de todo mal a todo perfecto. Él me dijo: 'No es que tengas que dejar el fútbol, es que te obligo a que sigas jugando al fútbol. Es una enfermedad que te obliga a cuidarse muchísimo, pero si lo haces puedes llevar una vida normal".

El jugador tardó en asimilar lo que suponía la enfermedad: "Antes comía de todo, hacía deporte sin tener que mirarme el nivel de azúcar. Era un niño, no sabía lo que estaba pasando. No era consciente de qué suponía. Hasta que un día fui al supermercado a comprar con mi madre y ella me iba diciendo: 'Esto no, esto no, esto no...'. Ahí vi realmente que había cambiado todo un poco".

Familia, responsabilidad y disciplina

Nacho contó cómo se vivió la enfermedad en su familia: "Para mis padres fue un momento muy difícil, sobre todo por la falta de información. Es complicado para uno mismo y sobre todo para los para los padres, que con esa edad tienen mayor responsabilidad. Le enfermedad te hace aprender a ser responsable. Con el tiempo ya conozco mi cuerpo perfectamente, sé qué puedo comer, cuánto tengo que comer, cuándo tengo que empezar a hacer la actividad física... Si en ese momento hubiese tenido más información, quizás habría sido todo más fácil. Si llevas buenos hábitos de vida, como en la alimentación, con el paso del tiempo va mejorando todo".

La diabetes en el deportista de élite

A pesar de la enfermedad, Nacho ha logrado llegar al fútbol profesional de máximo nivel gracias a un proceso de aprendizaje de conocerse a uno mismo. "Si no te cuidas la diabetes, a este nivel es imposible llegar a ser jugador de élite. Tienes que aprender a controlar tus niveles antes de los partidos y de los entrenamientos. A veces empezaba los partidos con niveles altos para evitar que me diera un bajón y me daban calambres en las piernas. Ahora perfectamente me conozco, sé lo que tengo que tomar en cada momento. Como digo, si no te cuidas, es muy complicado. Yo me tomo los niveles de azúcar constantemente: antes y después de entrenar... Me gusta saber en cada momento cómo tengo el nivel de azúcar, porque eso hace que lo lleves todo mucho mejor. A este nivel en la élite es obligatorio cuidarte si quieres tener una carrera larga".

Prevención de la enfermedad

La diabetes no impide a Nacho llevar una vida normal, más allá de los continuos controles, pero emplaza a quienes estén en riesgo de sufrirla a tomar las medidas necesarias para evitar padecerla: "Si me dieran la oportunidad de evitar ser diabético, me dejaría la vida para no tener la enfermedad. Hay que ser conscientes de que la diabetes es una enfermedad fácil de llevar si te cuidas, pero si la puedes evitar, mejor. Lo que hay que hacer es cuidarse. Una buena alimentación y hacer deporte son importantes, no solo para un diabético, sino para cualquier persona".

Consejo a los niños

Por último, Nacho se dirigió a los niños con diabetes o en riesgo de padecerla para que lleven buenos hábitos de vida y tengan presente que la enfermedad no es una limitación para alcanzar las máximas metas que marquen, poniéndose a sí mismo como exponente. "Que se cuiden, lo primero es la salud. Esta es una enfermedad con la que puedes lograr todo lo que te propongas. Yo soy un ejemplo: he cumplido muchos más sueños de los que tenía cuando era niño". Palabra de un tetracampeón de la Champions.