Deporte y Vida

PSICOLOGÍA

5 señales que indican que los hombres están madurando

Dejas de salir tanto por la noche, te apatece quedarte en casa, ya no vas a todos los conciertos, no tienes esas resacas máximas, valoras más el silencio que conocer todos los bares de moda... ¡Algo está pasando!

reading man
as.com

No sólo genéticamente, hombres y mujeres son diferentes desde que nacen, desde la guardería, no hablemos de la adolescencia y, por supuesto, en la madurez. Porque, ¿cuándo maduran los hombres? Realmente... ¿lo llegan a hacer alguna vez? Analizamos algunas señales que indican si los hombres han madurado o no.

"Los años pasan, las costumbres cambian y nuestra vida social evoluciona hasta convertirse, a veces, en irreconocible. ¿Qué fue de aquella chica o aquel chaval que no paraba ni un momento? ¿Que conocía más la ciudad de noche que de día? ¿Dónde quedaron nuestras ganas de quedarnos afónicos y terminar el fin de semana más cansados de como lo empezamos? La doctora en sociología Almudena Moreno, en colaboración con Brugal ha querido poner en valor todos los “síntomas” de la madurez desde un punto de vista sociológico.

5 señales que indican que los hombres están madurando

Eliges calidad vs cantidad: "con el paso del tiempo, empezamos a aceptar todo aquello que hemos ido “perdiendo” de la juventud y nos quedamos con lo que nos ofrece la experiencia y ganamos con la edad. Se pierde intensidad y frecuencia en las relaciones sociales, pero se gana en calidad y disfrute de esos momentos ya que son realmente escogidos. En definitiva, nos volvemos más exigentes: preferimos lo poco y bueno, que lo mucho y sin calidad", cuenta.

Tus amistades son elegidas: "las amistades y relaciones se refuerzan y fortalecen en esta etapa de la vida. Los grupos de amigos se vuelven más selectivos y se conforman por afinidades culturales, motivacionales, intelectuales y familiares, en lugar de hacerlo estrictamente por intereses festivos, tal y como ocurría años atrás", añade.

Disfrutas del día a día más que nunca: "con la edad se gana confianza en las capacidades personales y sociales, independientemente de las exigencias normativas del entorno, lo que contribuye a disfrutar más de nuestro día a día, así como de los momentos y eventos cotidianos o extraordinarios de la vida", recalca.

Mayor facilidad para resolver problemas: "durante esta etapa de la vida desarrollamos especialmente la inteligencia emocional, es decir, aquella capacidad que favorece el diálogo y las habilidades sociales, sensitivas y cognitivas, que nos ayudan a resolver problemas cotidianos con mayor templanza y naturalidad".

Le pides más a tu tiempo: "la percepción del tiempo cambia según avanzamos por los ciclos vitales y, a medida que maduramos, asumimos que el tiempo es finito y aprendemos a valorar más los momentos de calidad: aquellos que de verdad disfrutamos, con los demás o en solitario, y que aportan un capítulo a nuestra historia biográfica y social. Exiges tiempo de calidad", finaliza.