Deporte y Vida

LESIONES DEPORTIVAS

Lesión de la fascia plantar: el caso de Víctor Claver

Analizamos la lesión del jugador del Barcelona, cuya lesión podría llegar a los tres meses; los movimientos y la pista favorecen este tipo de dolencias en deportistas.

victor claver
PACO LARGO

Hace unos días, saltaba la noticia sobre la lesión de Víctor Claver, jugador de baloncesto del Barcelona FC, tras abandonar la cancha durante el partido con el Fuenlabrada, por sentir dolor en su pie izquierdo. Tras ser evaluado por los servicios médicos, se le ha diagnosticado de una rotura de la fascia plantar.

Qué es la fascia plantar

Hablemos sobre esta lesión para Deporte y Vida con el doctor con el doctor de la Varga, Director del Centro Avanzado de Medicina Deportiva CAMDE y miembro de Top Doctors. "La fascia plantar es una estructura fibrosa, elástica y a la vez fuerte, que se encuentra en la planta del pie ocupando prácticamente toda su superficie de contacto con el suelo. Nace en el punto de apoyo del calcáneo y se extiende hasta las cabezas de los metatarsianos. Se encuentra junto a la piel y anclada a ésta".

"Tiene varias propiedades como dar estabilidad a la pisada, proteger a los músculos y estructuras que transcurren por la planta, absorber impactos con la marcha y mantener con su tono y los ligamentos del pie lo que llamamos el arco o la bóveda plantar. Actúa en esta última función como los amortiguadores de un vehículo, recibiendo cargas que absorbe al estirarse. De aquí su fortaleza y elasticidad", analiza.

La clave de la fascia plantar en el deporte

"Es muy importante en todas las fases de la marcha... impulso en la arrancada y estabilización en la finalización del paso. Por este motivo comprenderemos que trabaja seriamente en todos los deportes y también en la propia marcha con un simple paseo. El trabajo diario del deportista hace que esta estructura trabaje, sufra cargas mecánicas importantes y llegue a lesionarse con cierta facilidad".

"Cuando nos impulsamos sobre el suelo el trabajo aumenta y con ello el riesgo de lesión. Todos los deportes que provocan salto o impulsos, con fuertes arrancadas, son de riesgo para este padecimiento. En atletismo el más agresivo, por la violencia el su ejecución seria el triple salto, seguido del salto de altura, y después todos los deportes de velocidad. Luego los deportes de campo y sala como futbol, rugby, balonmano... y claro está el baloncesto. En éste, la superficie dura, el salto, la velocidad y los entrenos diarios son la causa de esta lesión", recuerda.

Cómo afecta el dolor

"Yo diferenciaría dos cuadros distintos de dolor en la zona. La talalgia o dolor selectivo en el punto de apoyo del calcáneo con el suelo. Y la rotura parcial o el arrancamiento de la fascia. La primera aparece con dolor al apoyar, asociando algún cambio en las pruebas de imagen, como la ecografía o más concretamente con la resonancia", recuerda.

"La segunda es la lesión de la fascia parcial o su rotura completa, más identificada con un gesto agudo y violento que identifica el daño. He sentido un crac, o se ha desgarrado algo; esta situación es más llamativa y el jugador detecta que algo pasó que le impide apoyar e impulsarse. El dolor es más amplio y se origina en el talón pero puede irradiarse a la planta en general. Se comporta como un proceso agudo que incapacita bastante, no dejando ni entrenar ni competir. El diagnostico básico se puede conseguir con una ecografía, pero la prueba final será la RM, que evidencia la lesión, localización, tamaño y un posible sangrado o hematoma", añade,

Cómo será la recuperación de Víctor Claver

"Con estos datos podremos diferenciar entre ambos cuadros y emitir un pronóstico para el tiempo de recuperación. En la rotura necesitaremos un tiempo importante para la vuelta a la competición. Podríamos decir que las leves tardarían un mes y las graves podrían precisar un tiempo superior a los tres meses. Toda esta estimación estará en función del daño y la biología del paciente y su capacidad de cicatrización y de readaptación al estrés deportivo", añade.

"El tratamiento es muy básico, aunque el tiempo y la dedicación al mismo será fundamental para acortar los tiempos previstos. La cicatrización de la rotura será fundamental e imprescindible para que la readaptación al esfuerzo sea eficaz y permita la vuelta a la competición sin dolor. Yo siempre digo que el deportista hace coincidir ambos ciclos, cicatrización y readaptación, adelantando la vuelta y acortando los tiempos de recuperación", nos explica.

Tipos de tratamiento

"La fase aguda exige un tiempo de reposo que a mí me gusta aplicar siempre, asociado a medicación específica... Tras este tiempo inicial utilizaremos toda la fisioterapia local, antiinflamatoria, antiálgica y regenerativa con intensidad y tiempo de aplicación. Enseguida se pueden iniciar manipulaciones, elongaciones con masaje local, que yo pienso no deben ser dolorosas y pueden favorecer la desaparición del hematoma y el edema", dice.

"La punción seca, la infiltración con PRP, plasma rico en plaquetas, sin descartar en fases avanzadas de tratamiento la infiltración con corticoides, son medidas más agresivas pero de frecuente aplicación en estos casos. Desde el primer momento el jugador mantiene la actividad de sus áreas no lesionadas. La suma de todos estos métodos, coordinados en el tiempo, hace que este venza al dolor, su mayor enemigo, y comience la readaptación funcional de forma muy rápida con el recuperador. El trabajo en agua puede ser el comienzo de esta segunda fase. Conseguirá sus objetivos cuando todo responda a lo previsto, acortando, sin duda, el tiempo del proceso. Tanto en la prevención como en la recuperación es imprescindible el apoyo podológico en el antes de la lesión y la vuelta a la actividad tras ella. Lo mejor sin duda es prevenir la talalgia y evitar la lesión con trabajo preventivo. Algún caso puede acabar en cirugía... pero más bien sería para talalgias rebeldes a los tratamientos y enquistadas en el tiempo".

"Sin saber el al alcance exacto de la lesión de Claver, entiendo por los tiempos previstos para su vuelta que debería ser una lesión no muy compleja, que encajaría con una rotura parcial de la fascia plantar. De cuatro a seis semanas es un tiempo corto, pero presumo que con la capacidad del deportista y los medios que se emplean, permitirán su vuelta a la alta competición en el tiempo previsto. No descartemos algún contratiempo, nunca deseable, por ser esta lesión de tan difícil manejo. Te deseo desde aquí la más rápida y pronta recuperación posible. Pronto en la pista amigo Víctor", finaliza.