Deporte y Vida

SEGURIDAD VIAL

DANA o gota fría: 12 consejos para evitar accidentes con tormentas y lluvia

Ante la previsión de tomentas y lluvias que pueden ser localmente fuertes propias de esta época del año, conviene tener en cuenta una serie de recomendaciones relacionadas con la seguridad vial.

lluvia, fota fría, dana, accidentes de tráfico, consejos, dgt
as.com

Cada día se producen en nuestro país millones de desplazamientos por carretera. Con la llegada del otoño, es habitual que se produzcan episodios de Dana (Depresión Aislada en Niveles Altos) o gota fría, lo que aumenta exponencialmente el riesgo en la carretera debido a la posibilidad de tormentas y lluvias torrenciales.

Se estima que el riesgo de sufir un accidente cuando llueve es un 70% superior, al reducirse principalmente la visibilidad y la adherencia del asfalto. Y es que aspectos como la reducción de la luz ambiental y de la visibilidad horizontal, definida como la distancia máxima a la que un observador puede distinguir un objeto, son sinónimo de peligro, pero también se aprecia menos las zonas iluminadas, las marcas viales, el asfalto ‘ocurece’ o disminye el contraste entre los objetos y su fondo.

Otro aspecto de suma importancia, también relacionado con la visibilidad, es la capacidad del conductor para ver a través del parabrisas, que puede verse agravada si el parabrisas sufre desperfectos como impactos, grietas o arañazos, y si también se ha manchado con el barro y grasa que suele haber en la carretera. Estas condiciones influyen en la carga mental del conductor, que implica una menor capacidad de anticipación.

12 consejos básicos con lluvia

En cualquier caso, la Dirección General de Táfico (DGT) comparte una serie de recomendaciones muy útiles que deben ser tenidas en cuenta para minimizar el riesgo de sufrir accidentes:

  • Mantener el parabrisas en buen estado, sin daños y limpio.
  • Tener en perfecto estado las escobillas de los limpiaparabrisas.
  • Aplicar tratameintos repelentes de lluvia en el parabrisas porque mejoran la agudeza visual.
  • Prestar atención cuando el parabirsas, también los cristales laterales, comienza a empañarse. Lo más eficaz es poner la ventilación en su función específica (la que dirige el aire hacia el parabrisas), con al aire acondicionado y la recirculación, además de la calefacción.
  • Encender las luces de carretera para ver y ser vistos,
  • Evitar el uso de la luces largas, pues su reflejo reduce la visibilidad.
  • En condiciones extremas, activar los antiniebla traseros y apagarlos cuando el tiempo mejore.
  • Anticiparse a los riesgos del acuaplanning causado por el exceso de agua que forma charcos y regueros: asfalto claro que refleja como el cristal tiene menos agarre que uno oscuro que no reflecta la luz.
  • Aumentar la distancia de seguridad.
  • Las luces de los coches que nos preceden pueden servir para anticipar posibles contingencias.
  • Si la visibilidad se reduce hasta imposibilitar la conducción, parar en un lugar seguro para no ser embestidos por otro vehículo.
  • Máxima precaución a la hora de adelantar, sobre todo cuando se trata de vehículos de gran tamaño que pueden desplazar grandes cantidades. Si nos vemos sorprendidos por estas grandes salpicaduras por sorpresa hay que mantener la calma, la trayectoria y no dar frenazos bruscos.