Deporte y Vida

ESTILO DE VIDA

Algo pasa en Japón: habitantes centenarios que no engordan

Japón es históricamente uno de los países del mundo con mayor esperanza de vida, pero además los datos de obesidad, sobre todo en la infancia, demuestran que la dieta es el epicentro de todo.

dieta, japón, salud, obesidad, longevidad, esperanza de vida, alimentación
as.com

Algo pasa en Japón que no debería pasar desapercibido para el resto del planeta. La preocupación por todo lo relacionado con la salud y el estilo de vida de sus habitantes ubican al país nipón en los puestos de honor en lo que a esperanza de vida y longevidad se refiere. Pero además, también es un ejemplo indiscutible a la hora de abordar determinados problemas como la obesidad a través de la educación.

La carga genética, la práctica habitual de ejercicio, un entorno medioambiental adecuado y una vida sosegada juegan un papel fundamental en la ecuación. Pero la alimentación es quizá el epicentro de todo o al menos es uno de los pilares fundamentales que convierten a Japón en sinónimo de vida longeva. Y hay dos ejemplos que explican a la perfección de qué estamos hablando.

El estilo Okinawa

Sin ir más lejos, la isla de Okinawa, en el el archipiélago de Ryukyu, compuesto por más de 160 islas, tiene la mayor proporción de centenarios del mundo, aproximadamente 50 por cada 100.000 personas. Y el ‘Hara Hachi Bu’ una especie de dogma inspirado en el confucionismo es el secreto mejor guardado de sus habitantes. El 'estilo Okinawa', en lo que a alimentación se refiere, se basa en ese principio de comer solo un 80% de nuestra capacidad, y no cualquier cosa:

  • Los productos de origen animal se evitan en la medida de lo posible para dar prioridad a frutas, hortalizas y una amalgama de hierbas y algas.
  • En su dieta, también podemos encontrar pescados ricos en ácidos grasos omega 3, arroz, maíz y pasta.
  • El consumo de huevos y carnes rojas es reducido.
  • Té verde o negro (ricos en antioxidantes) y agua, en ocasiones aderezada con cúrcuma, especia muy utilizada en su gastronomía, constituyen su principales bebidas ya que suelen evitar la leche. Y también el azúcar.
  • Sin ser conscientes de ello, quizá son los precursores de movimientos como Slow Food, es decir, los japoneses de Okinawa consumen muchos productos frescos y de temporada y lo hacen disfrutando con cada bocado. Sin prisas.

El almuerzo escolar

Un reciente informe de Unicef coloca a Japón en el primer lugar para la salud infantil, con baja tasa de mortalidad y un número muy pequeño de niños con peso insuficiente. Además, el país también tiene la tasa de obesidad infantil más baja entre las 41 naciones desarrolladas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), y la Unión Europea.

En todas las escuelas primarias y en la mayoría de los colegios de Japón se sirven almuerzos cuyo menú está confeccionado por nutricionistas. Además son obligatorios, también subvencionados, y los platos o los bocadillos llevados de casa no están autorizados. Cada comida está preparada para incluir cerca de 600 o 700 kilocalorías repartidas de manera equilibrada entre glúcidos, carnes y verduras. Un ejemplo: arroz con pescado asado y un plato de espinaca y semillas de soja, servidos con sopa de miso con cerdo, todo acompañado de leche y ciruelas.

Y es que esta costumbre, extendida por todo el país desde la Segunda Guerra Mundial, para luchar contra la malnutrición infantil en una época de grave escasez de alimentos, no se limita solo al acto de comer:

  • En las escuelas hay un anuncio diario por megafonía difundido para explicar los elementos nutritivos incluidos en el almuerzo del día.
  • En las escuelas primarias, los alumnos utilizan imanes con imágenes de alimentos que colocan en diferentes categorías en un cuadro en blanco, aprendiendo así a distinguir, por ejemplo, las proteínas de los glúcidos.
  • Además, los niños aprenden también a servir los alimentos y a recoger la mesa ellos mismos.

Por ello, no es de extrañar que, como comentábamos antes, Japón tenga una de las tasas de mortalidad infantil más bajas y el porcentaje de niños de 5 a 19 años con sobrepeso u obesos es de 14,42%, mucho menor que en la mayoría de los países desarrollados. Sin ir más lejos, un 34,9% de los niños, niñas y adolescentes (de 8 a 16 años) en España tienen exceso de peso, de ellos un 20,7% tiene sobrepeso y un 14,2% obesidad.