Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

Las mujeres padecen menos dolor y se recuperan antes en carreras de ultradistancia

El estudio ‘Penyagolosa Trails Saludable Women’, basado en la carrera de ultradistancia de 109 kilómetros, concluye que los hombres tienen una mayor percepción subjetiva de dolor.

salud, ejercio físico, ultratrail, ultramaratón.
Jordi Saragossa

Una investigación centrada en la Penyagolosa Trails CSP, una ultra-trail de 109 kilómetros con un desnivel acumulado de subida de 5.600 metros y de bajada de 4.400 metros, concluye que las mujeres se recuperan antes y padecen menos dolor que los hombres, aunque también indica que ambos se benefician de un retraso en el envejecimiento celular.

El estudio, que analizó datos de 30 hombres y 30 mujeres que participaron en la última edición de la prueba, apunta, como hemos comentado antes, a un retraso en el envejecimiento celular de los corredores de ultra-trail y a una mayor percepción subjetiva de dolor en los hombres, ya que las mujeres acabaron la carrera con menos dolor y se recuperaron antes.

El objetivo del trabajo no era otro que comprobar las diferencias en la repercusión de un trabajo físico de larga duración entre los hombres y las mujeres orientada a mejorar de la salud de los corredores y corredoras por medio de la medición de factores psicológicos, de hábitos de entrenamiento, así como parámetros físicos como la evolución del peso y del componente de la fuerza, y marcadores bioquímicos mediante analíticas sanguíneas.

Principales conclusiones de la investigación

  • Hombres y mujeres muestran niveles similares de daño muscular al finalizar una prueba de ultra-trail. También pasadas 24 horas.
  • Sin embargo, la percepción subjetiva de dolor general es significativamente mayor en los hombres que en las mujeres al acabar la carrera.
  • Además, a las 24 horas, los hombres siguen manifestando un dolor general significativamente mayor que antes de la carrera, mientras que las mujeres ya normalizan sus valores pasado ese tiempo.
  • El envejecimiento celular se ralentiza en ambos: el acortamiento de los telómeros, que protegen del daño celular, que se produce en la población sedentaria es diferente a los corredores de ultra-trail.
  • El mejor resultado en hombres se vincula con la capacidad de mantenerse más tiempo en intensidades superiores al 85% del VO2max, o cantidad máxima de oxígeno.
  • La mujer por su parte consigue dosificar más sus fuerzas y corre de forma más conservadora.
  • La incidencia de calambres no guarda relación con la deshidratación o con la depleción electrolítica, aunque sí muestra una relación evidente con mayores niveles de daño muscular.

Pruebas realizadas

Para obtener todos estos datos se han analizado en los 60 voluntarios los siguientes aspectos:

  • Los hábitos de entrenamiento, el estado de forma y salud (ecocardiografías y pruebas de esfuerzo con analizador de gases).
  • La capacidad de generar niveles de fuerza antes y después de la carrera.
  • La evolución de los parámetros fisiológicos, antropométricos y su evolución.
  • La percepción subjetiva del esfuerzo durante la carrera, respuesta cardiaca al esfuerzo y parámetros sanguíneos antes del inicio de carrera, 24 y 48 horas después.
  • Las variables genéticas relacionadas con el rendimiento físico y su recuperación, espirometría y medición de la actividad física.

La investigación ha sido posible gracias a la colaboración del Servei d’Esports de la UJI (Universitat Jaume I de Castellón) y Penyagolosa Trails HG, junto con el Hospital Vithas 9 de Octubre y la Cátedra Endavant del Deporte del Villarreal CF.