Deporte y Vida

REDES SOCIALES

Un mundo sin 'likes': el fin de la dictadura del 'me gusta' es bueno para casi todos

Facebook e Instagram han comenzado las pruebas para eliminar el número de 'me gusta' de las publicaciones, la cantidad de visualizaciones de los vídeos y cualquier otro dato relacionado el éxito o fracaso.

psicología, salud, redes sociales, adicciones, facebook, instagram, like, me gusta
as.com

Facebook e Instagram han comenzado las pruebas para eliminar el número de 'me gusta' de las publicaciones, la cantidad de visualizaciones de los vídeos y cualquier otro dato que relacionado el éxito o fracaso de los ‘posts’. Una medida encaminada a reducir la presión social que padecen principalmente los jóvenes.

Y es que se trata de un grupo poblacional altamente influenciable y frágil hasta cierto punto. La sensación de ser valorados continuamente por otros usuarios les lleva a tener una preocupación constante por su propia imagen, por tener que estar conectados continuamente para no perderse nada, e incluso les lleva exponerse al acoso, la ansiedad y los problemas para conciliar el sueño.

Y en este sentido, Instagram es especialmente dañina ya que se trata de la red social pero valorada en relación con la salud mental y el bienestar de los jóvenes, según el estudio #StatusOfMind de la Royal Society for Public Health (RSPH). Le sigue Snapchat, Facebook, Twitter y YouTube, la única valorada con una puntuación positiva de promedio.

Limitar el efecto de viralización que implica que todo el mundo conozca los me gusta recibidos reduce la hipertrofia del "yo", este fenómeno narcisista en el que uno tiende a buscar los me gusta y a hacer que todo el mundo sepa que los tiene y puede, además, reducir la angustia por tenerlos”, explica José Ramón Ubieto, psicólogo y profesor de los Estudios de Psicología de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Hoy todo se mide por factores cuantitativos y no cualitativos, lo que da valor al contenido compartido es casi siempre el número de me gusta obtenido. Instagram quiere poner fin poco a poco a la tiranía de los likes para dar protagonismo a todos, no solo a los más populares”, explica Ferran Lalueza, profesor de los Estudios de Ciencias de la Información y de la Comunicación de la UOC, que no deja de ser una estrategia medida.

Detrás de esta estrategia está la intención de las compañías de no desanimar a los usuarios que no tienen miles de seguidores ni acumulan cientos de me gusta, que son la mayoría. Si la mayoría se convierten en usuarios pasivos, en simples espectadores de los que no se puede extraer informaciones valiosas, se pierden muchos datos, que es justamente lo que estas plataformas quieren atesorar y comercializar», añade.

Influencers con menos influencia

En la actualidad se ha generado un verdaero negocio en torno a los me gusta que ha provocado la génesis de una nueva profesión: los influencers. Pero la eliminación de los likes y, sobre todo, su cada vez más cuestionada independencia amenaza con hundirles el negocio.

Creo que perderán influencia pero no porque las redes quieran poner fin a los likes. Están perdiendo credibilidad porque ya no se los considera independientes por su creciente dependencia de las marcas. Los factores puramente cuantitativos no son reflejo del impacto real de una campaña, nos dirigimos a un escenario en el que un usuario que tenga menos seguidores pueda ser más interesante para una marca que otro con métricas cuantitativas muy elevadas, concluye Lalueza.