Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Ciudades sin carne, el proyecto mundial que busca la sostenibilidad

Barcelona se une a París, Tokyo, Los Ángeles, Lima, Seúl, para convertirse en ‘Ciudades Bien Alimentadas’ y reducir la carne servida en sus instituciones públicas, como respuesta a la emergencia climática global en la que estamos.

barcelona sin carne
as.com

Con motivo de la reuión de las 40 principales ciudades del mundo para debatir sobre los retos del medio ambiente, la única ciudad española que ha asumido el compromiso ha sido Barcelona, quien se ha comprometido a alinear sus compras de alimentos para que, en 2030, sea real en sus ciudades una ‘dieta de salud planetaria‘, rica en alimentos de origen vegetal y con menos alimentos de origen animal, a la vez que vengan de la agricultura y ganadería ecológicas. Esto gesto equivaldría a un consumo medio máximo de 300 gramos de carne por persona a la semana. Además, estas ciudades se comprometen también a reducir un 50% su desperdicio alimentario. Y a modificar la alimentación que dependa de los organismos oficiales.

“Estamos en una emergencia climática, alimentada en gran medida por la excesiva producción y consumo de carne industrial. No tenemos tiempo que perder. Necesitamos medidas valientes y contundentes y estas ciudades han reconocido el enorme potencial cuando se reduce la oferta de carne. Es hora de que más ciudades en el mundo sigan su ejemplo y muy en particular en España, ya que somos el segundo país de Europa con el mayor consumo de carne por persona y año“ ha afirmado Luís Ferreirim, responsable de agricultura de Greenpeace España.

En la conferencia de prensa de Copenhague, los alcaldes enviaron un mensaje claro: "Sabemos que debemos abordar los peligros de la contaminación del aire y la emergencia climática. Ambos problemas requieren tomar medidas rápidas y sin precedentes para poner fin a la contaminación que amenaza nuestra salud y empeora el calentamiento global", han firmado todos.

El compromiso de las ciudades

Según la Organización Mundial de la Salud, 9 de cada 10 personas en el mundo respiran aire contaminado, y la contaminación del aire causa 7 millones de muertes prematuras cada año. La contaminación del aire crea una crisis de salud global que tiene sus raíces en la injusticia social. Por lo general, las comunidades más pobres y vulnerables son las más afectadas por el aire sucio y contaminado.

Con la Declaración de Ciudades de Aire Limpio C40, los alcaldes se comprometen a usar su poder e influencia para reducir la contaminación del aire y trabajar para cumplir con las Directrices de la Organización Mundial de la Salud sobre Calidad del Aire. Esto significa que las ciudades reducirán sus emisiones locales de manera continua y abogarán por la reducción de las emisiones regionales, lo que conducirá a una disminución constante de los niveles de contaminación del aire que conducen a las directrices de la OMS.

Los firmantes de la declaración se comprometen a:

  • Establecer objetivos ambiciosos para la reducción de la contaminación en dos años que cumplan o superen los compromisos nacionales;
  • Implementar políticas efectivas de calidad del aire para 2025 que aborden las causas de la contaminación en sus ciudades; y
  • Comunicar públicamente su progreso en el logro de estos objetivos.

Los alcaldes cuentan con una amplia gama de herramientas para mejorar la calidad del aire, incluido el desarrollo de transporte público bajo en carbono y sin carbono, la creación de zonas de cero emisiones, la obligación y promoción de energía más limpia para calentar y cocinar, fortalecer los incentivos y la infraestructura para caminar y andar en bicicleta, y establecer un monitoreo de la calidad del aire a nivel de la ciudad. Sin embargo, también reconocen que las ciudades no siempre tienen el poder de abordar las causas profundas de la contaminación, y hacen un llamado a los estados, las empresas y todos aquellos que se preocupan por el cambio climático y la salud pública para honrar Este compromiso. La Declaración de Ciudades de Aire Limpio C40 incluye el siguiente mensaje a todos los interesados relevantes: "Utilizaremos todos los medios a nuestra disposición, como alcaldes, para contrarrestar la contaminación del aire que envenena el aire de nuestras ciudades y llamar a los responsables el último para alinearse con este objetivo. "

"La contaminación tóxica del aire es una crisis global y, como alcaldes, es nuestra responsabilidad fundamental proteger al público de este asesino invisible", dijo Sadiq Khan, alcalde de Londres. Es por eso que hemos lanzado la mayor zona de emisiones ultra bajas (ULEZ) en Londres, estableciendo una red de calidad del aire sin precedentes, y hemos tomado medidas ambiciosas para electrificar y expandir la red. transporte público. Después de los primeros cuatro meses de ULEZ, más del 75% de los vehículos en el centro de Londres ahora cumplen con estos estrictos estándares. Las ciudades lideran este esfuerzo al encontrar soluciones innovadoras. Estoy encantado de unirme a alcaldes de todo el mundo para firmar esta declaración, que continúa nuestro trabajo para garantizar un aire saludable para todos".