Deporte y Vida

CALCULADORA

¿Cómo calcular tu índice de masa corporal (IMC)? Descubre si debes hacer ejercicio y dieta

Asociados a factores de riesgo cardiovascular como hipertensión arterial, la diabetes tipo 2, hipercolesterolemia o a ciertos tipos de cáncer, el sobrepeso y la obesidad se han convertido en enemigos para la salud.

ejercicio físico, fitness, quemar grasas, adelgazar, estado de forma, físico, salud, dieta, perder peso, actividad física, índice de masa corporal, IMC
as.com

Las cifras sobre sobrepeso y obesidad son preocupantes y continúan aumentando sin que seamos capaces de mitigar su incidencia. A pesar de que la evidencia científica es especialmente abundante y diáfana, no terminamos de concienciarnos sobre las implicaciones que tiene para la salud, pero algunos expertos cifran en 10 años la reducción en la esperanza de vida de quienes padece este grave problema de salud, que se asocia a otros factores de riesgo cardiovascular como la hipertensión arterial, la diabetes tipo 2, hipercolesterolemia, la apnea del sueño, ciertos tipos de cáncer, y también graves problemas de movilidad, entre otras consecuencias.

La obesidad y el sobrepeso se definen como una acumulación anormal o excesiva de grasa que, como ya hemos comentado, resulta perjudicial para la salud. Como explica la Organización Mundial de la Salud (OMS) una forma simple de medir el grado de sobrepeso u obesidad es el índice de masa corporal (IMC), esto es el peso de una persona en kilogramos dividido por el cuadrado de la talla en metros. Una persona con un IMC igual o superior a 30 es considerada obesa y con un IMC igual o superior a 25 es considerada con sobrepeso, pero existen diferentes niveles:

Bajo peso <18,5
Peso normal 18,5-24,9
Sobrepeso 25
Preobesidad 25-29,0
Obesidad 30
Obesidad clase I 30-34,9
Obesidad clase II 35-39,9
Obesidad clase III (mórbida) > 40

Índice de masa corporal y peso ideal

Si quieres conocer cuál es tu IMC y saber además cuál debería ser tu peso ideal puedes calcularlo a través de la siguiente herramienta orientativa facilitada por Yazio, que te ofrecerá una estimación aproximada de en qué punto te encuentras, aunque debes tener en cuenta los valores indicados con anterioridad, compartidos por la OMS. Es muy sencillo ya que solo tienes que incluir datos referentes a edad, sexo, peso y talla:

Powered by YAZIO

Dieta y ejercicio físico

En función del resultado, quizá debas plantearte la necesidad de adoptar determinadas medidas para evitar riesgos innecesarios para tu salud. Nosotros te ofrecemos algunas recomendaciones básicas relacionadas con aspectos claves como son la dieta y el ejercicio físico.

  • Dependiendo de cuál sea tu objetivo, deberás tener en cuenta el equilibrio calórico, es decir, las calorías que ingieres y las que gastas. Pero partiendo de esta premisa, la dieta mediterránea es la base sobre la que cimentar la alimentación. Muchas frutas y verduras de temporada, legumbres, frutos secos, cereales, aceite de oliva y proteínas de origen vegetal o animal no deben faltar.
  • De igual forma es necesario reducir o directamente eliminar el consumo de alimentos ultraprocesados, es decir, preparaciones industriales elaboradas a partir de sustancias derivadas de otros alimentos que incluyen largas listas de aditivos (conservantes, colorantes, edulcorantes o potenciadores del sabor), con muy poco valor nutricional, que tienen un contenido rico en grasas, azúcar o sal y aportan, como es obvio, una cantidad ingente de calorías.
  • Si pretendes quemar grasa para bajar de peso, tendrás que quemar más calorías de las que consumes. Por el contrario si lo que pretendes es mantener tu peso, debe existir un equilibrio entre ingesta y gasto. La OMS recomienda ingerir de 2.000 a 2.500 Kcal/día en el caso de los hombres y de 1.500 a 2.000 kcal/día en el de las mujeres.
  • Perder peso, mejorar tu condición física de base, desarrollar la musculatura, entrenarte para una competición o para que tus labores cotidianas, ya sean en casa o en trabajo, sean más llevaderas, son algunas otras motivaciones para incluir un poco de actividad física en tu rutina.
  • La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda realizar al menos 150 minutos semanales de actividad física aeróbica de intensidad moderada, lo que supone ni más ni menos que 30 minutos de actividad física 5 días a la semana. Un objetivo bastante realista.
  • En función de tus circunstancias, puedes optar por un tipo de ejercicio u otro. Correr, nadar, montar en bicicleta o ir al gimnasio son algunas opciones. Pero no descartes otras igualmente efectivas como caminar, si es rápido mejor.
  • Y no olvides que los pequeños gestos también cuentan: subir escaleras, desplazarse en bicicleta o andando al trabajo, subir pendientes, jugar con los niños (a su ritmo), cargar con la compra, labores de jardinería o las propias del hogar, si se realizan con cierto vigor, también pueden ayudar al objetivo final, que no es otro que mejorar tu salud.