Deporte y Vida

SALUD

Apps y salud: lo que debes tener en cuenta para que no te engañen

El 72% de las apps para padres de neonatos en cuidados intensivos no son adecuadas; la información errónea también se propaga en las aplicaciones de formación para médicos residentes y estudiantes de Medicina.

apps salud
as.com

El 60% de las apps relacionadas con el cáncer no distingue entre contenido científico y publicidad, según un metaanálisis publicado en Journal of Cancer Education; seis de cada diez aplicaciones móviles con contenido sobre cáncer son “pobres e insuficientes” y ni siquiera permiten identificar al proveedor.

En la misma línea están la mayoría de las aplicaciones de salud, que carecen de la suficiente evidencia científica, según una revisión de estudios del Instituto #SaludsinBulos en colaboración con la Asociación de Investigadores en eSalud (AIES) con motivo de la presentación del Decálogo de prácticas recomendadas para promover la divulgación de información veraz con tecnología, en el simposio Hackeando la Sanidad celebrado hoy en el Hospital Universitario La Princesa, de Madrid.

Las apps de las que no fiarse

  • Las apps que promueven la actividad física: sólo un 20% cuenta con la participación de expertos en su desarrollo y ninguna de las apps revisadas tuvieron en cuenta la participación de usuarios durante su desarrollo, según un estudio de la Universidad College de Londres.
  • Las apps que informan al paciente sobre los resultados de sus pruebas de laboratorio: así lo indica un trabajo de la Universidad de Belgrado que denuncia la ausencia casi generalizada de la afiliación de los desarrolladores de las apps y la falta de referencias de las fuentes de información usadas en la app, lo que delataba su pobre calidad de cara al usuario.
  • Las apps que facilitan la adherencia a los medicamentos: según un estudio británico que analizó 681 aplicaciones, solo un 13,6% de las mismas contaron con asesoramiento de un profesional sanitario y el dato más alarmante: de todas las apps analizadas únicamente cuatro (1%) basaban su desarrollo en la evidencia científica.
  • Las apps enfocadas a los neonatos en cuidados intensivos: según la revisión que se realizó de las apps para padres con información sobre esta situación,  el 72% no eran adecuadas, sobre todo por no incluir información sobre las fuentes del contenido o tener información no actualizada.
  • Las apps para profesionales sanitarios: este estudio se centra en el uso de las apps FOAM (free open access medical education, apps de formación médica de libre acceso), muy populares entre los jóvenes médicos, residentes y estudiantes de medicina. Debido a su amplia gama de contenido y a la ausencia de regulación o estandarización, la información errónea puede propagarse fácilmente en este tipo de apps.