Deporte y Vida

MEDIO AMBIENTE

Investigadores del MIT hallan la manera de fabricar cemento sin contaminar

Científicos del Instituto Técnológico de Massachusetts (EEUU) han encontrado la forma de fabricar cemento sin producir emisiones de efecto invernadero, que hoy representan un 8 por ciento del total.

contaminación, cambio climático, medio ambiente, salud, gases de efecto invernadero, emisión de gases, cemento, MIT
as.com

“Aproximadamente 1 kilogramo de dióxido de carbono se libera por cada kilogramo de cemento que se fabrica. Eso suma de 3 a 4 gigatoneladas (miles de millones de toneladas) de cemento y de emisiones de dióxido de carbono, producidas anualmente en la actiualiddad, y las estimaciones es que esa cantidad aumentará. Se espera que el número de edificios en todo el mundo se duplique para 2060, lo que equivale a construir una nueva ciudad de Nueva York cada 30 días”.

Quien realiza semejante predicción es Yet-Ming Chiang, profesor de Ciencia e Ingeniería de Materiales en el MIT (Massachusetts Institute of Technology) y autor principal de una investigación de más de un año que ha dado como resultado una nueva manera de fabricar cemento sin producir emisiones de efecto invernadero, lo que hoy representa un 8 por ciento del total mundial.

En la actualidad la variedad de cemento más utilizada es el cemento Portland ordinario, que se logra moliendo piedra caliza y luego cocinándola con arena y arcilla a fuego alto quemando carbón. De este modo se produce dióxido de carbono por la quema de carbón, pero también por los gases liberados de la piedra caliza durante el calentamiento.

Lo que han ideado Chiang y su equipo es un proceso electroquímico, empleando un electrolizador, que reemplazaría al actual y reduciría o eliminaría directamente las dos fuentes contaminantes del proceso vigente sacando de la ecuación el uso de combustibles fósiles para la fase de calentamiento para introducir en su lugar la electricidad generada a partir de fuentes limpias y renovables.

Idéntico cemento al actual

Y el resultado, recogido en la revista ‘Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)’, es ni mas ni menos que el mismo producto de cemento. Ante la dificultad de que la industria de la construcción se decantase por un nuevo material poco probado, los científicos del MIT optaron por tratar de replicar el existente y evitar así las reticencias de un sector relativamente conservador. Más, si tenemos en cuenta que el cemento es uno de los materiales de construcción más utilizados en el mundo.