Deporte y Vida

MEDIO AMBIENTE

El cambio climático amenaza la disponibilidad de un ácido graso esencial para el cerebro

Se estima que para 2100, el 96% de la población mundial puede no tener acceso suficiente al ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso omega-3, debido al impacto del calentamiento global.

cerebro, ácidos grasos omega-3, nutrición, cambio climático, dietas, medio ambiente
as.com

Cada día nos encontramos a la vuelta de la esquina con algún nuevo dato acerca del cambio climático que de una manera más o menos velada nos amenaza. En esta ocasión un estudio a cargo de expertos de varias universidades canadienses que concluye que el calentamiento global amenaza la disponibilidad de ácido docosahexaenoico (DHA), un ácido graso omega-3 crucial en procesos como la neuroprotección, la supervivencia celular y la inflamación.

En concreto, los científicos canadienses estiman que para 2100, el 96 por ciento de la popblación mundial tendrá dificultades para alcanzar las dosis recomendadas de 100 gramos diarios de este ácido graso vital para el desarrollo del cerebro. Solo las personas que residen en países con gran producción pesquera, principal fuente dietética, y poblaciones relativamente bajas, como Groenlandia, Noruega, Chile y Nueva Zelanda, podrían alcanzar las cantidades necesarias para el organismo.

El DHA es necesario para el desarrollo neuronal y la salud, y habitualmente obtenemos el nutriente de a través de una dieta rica en pescado y mariscos o tomando suplementos. Así, los investigadores desarrollaron un modelo matemático para investigar la posible disminución del DHA disponible en función de diversos escenarios relacionados con el calentamiento global.

La escasez es una amenaza

Se da la circunstancia de que en la cadena alimentaria acuática, el DHA es producido principalmente por algas y las reacciones bioquímicas involucradas en el proceso son sensibles a ligeros cambios de temperatura. De este modo, los resultados de la investigación, publicada en la revista 'Ambio', indican que si el calentamiento global continúa sin cesar, la disminución de la producción de DHA combinada con el crecimiento de la población podría llevar a una escasez generalizada.

"El calentamiento global podría provocar una pérdida del 10 al 58% de DHA disponible en todo el mundo en los próximos 80 años. Una disminución en los niveles tendrá el mayor efecto en las poblaciones vulnerables y períodos de desarrollo humano, como fetos y niños, y también pueden afectar a los mamíferos depredadores, especialmente a los de las regiones polares", explica la doctora Stefanie Colombo, de la Universidad Dalhousie, que confirma que países como China, Japón e Indonesia, y la mayoría de los africanos, serían los más damnificados.