Deporte y Vida

APUESTAS

Menores y con problemas de conducta, los más vulnerables a la adicción al juego

Los adolescentes tienen el doble de problemas de ludopatía que los adultos; la cercanía y la normalización de una conducta adictiva y peligrosa, auspiciada por los diferentes equipos y deportistas, perjudica en todos los niveles.

apuestas deportivas
as.com

Los españoles gastaron más de 669 millones de euros en juego online en 2018, de los que un 52 % se destinó a apuestas, el 34% a casinos y el 11 % a póker online. Una situación que afecta no sólo a adultos, sino también a menores de edad.

El perfil medio de los jugadores online se encuentran entre los 18 y los 35 años, siendo los menores los perfiles más vulnerables a la adicción al juego, con problemas de conducta o en situaciones de riesgo social. Pero no sólo eso, la facilidad de acceso, cercanía de las casas de apuestas, aplicaciones en cualquier lugar… facilitan una adicción que puede ser un peligro.

¿Deporte? Da igual

“Las apuestas deportivas generan importantes ingresos y esto puede hacer que el apostador busque únicamente un rédito sin poner interés en el deporte en sí, lo que puede ocasionar una desvalorización del evento”, explica la psicóloga Patricia Colovini en la clínica CITA, centro miembro de Top Doctors.

“Numerosos estudios en diferentes partes del mundo han demostrado que la prevalencia entre los adolescentes de conductas de juego problemático es, por lo menos, el doble que la que se encuentra en adultos. El efecto estimulante del juego puede ser capaz de aliviar transitoriamente estados de ansiedad y tristeza, frecuentes a lo largo de la adolescencia”, asegura el psiquiatra Ponce Alfaro, miembro de Top Doctors.

“Si el tiempo que se le dedica al juego cada vez es mayor, o ven en las apuestas una forma de solucionar los problemas económicos, puede ser que el apostador esté desarrollando un problema de ludopatía. Las consecuencias de no tratar a tiempo esta adicción pueden ser enormes tanto para la persona como para su entorno”, asegura Antonio Riera, psicólogo general sanitario y miembro de Top Doctors.

Adicción, no juego

“Las casas de apuestas que utilizan la figura de futbolistas famosos atraen la atención de las personas que apuestan a merced de las estrategias del mercado, escondiendo la intención de captar adictos y convertirlos en ludópatas. Esto degrada un deporte honesto y un divertimento saludable como es el fútbol”, asegura Colovini.

“Las respuestas agudas de estrés, la liberación de adrenalina, la activación de la frecuencia cardiaca y respiratoria son algunas de las reacciones que ocasionan las apuestas. Si la relación es adictiva, el estrés excesivo será el principal síntoma que revelará déficit más profundo del apostador. Al mismo tiempo, suele estar ligado a otras conductas de riesgo como el consumo excesivo de alcohol”, afirma la psicóloga.