Deporte y Vida

SALUD

El perro es el mejor amigo del hombre y reduce el riesgo cardiovascular

Una nueva investigación demuestra una asociación entre la presencia de un perro en el hogar y la mejora sustancial de la salud relacionada, aunque no solo, con un menor riesgo cardiovascular.

salud, salud cardiovascular, perros, mascotas, animales de compañía, ejercicio físico, dietas
as.com

El perro es el mejor amigo del hombre. Esta afirmación directamente relacionada con su inquebrantable lealtad y sus infinitas cualidades como animal de compañía no esconde sin embargo que los canes también han sido muy útiles históricamente en labores de trabajo, rescate o investigación policial.

Pero también destaca su aportación en el ámbito de la salud, donde se han mostrado eficaces en la detección de enfermedades, como perros guía y como protagonistas de terapias de diversa índole dirigidas a niños, ancianos o personas que sufren algún tipo de discapacidad, trastorno o adicción. Y además, por el mero hecho de estar, mejoran la salud cardiovascular de su propietarios.

Al menos esa es la principal conclusión de una investigación publicada en 'Mayo Clinic Proceedings: Innovations, Quality & Outcomes'. El trabajo, en el que han participado investigadores de la Universidad de St. Anne. Hospital (Brno, República Checa) y la Universidad de Catania (Italia), y que examinó a 1.769 sujetos sin antecedentes de enfermedad cardíaca y los calificó según los comportamientos y factores de salud ideales de Life's Simple 7.

Este baremo, utilizado por la Asociación Americana del Corazón mide siete aspectos fundamentales relacionados con la salud: índice de masa corporal, dieta, actividad física, tabaquismo , presión arterial, glucosa en sangre y colesterol total. Los investigadores compararon las puntuaciones de salud cardiovascular de los dueños de mascotas en general con los que no tenían mascotas. Luego comparó a los dueños de perros con otros dueños de mascotas y aquellos que no tenían mascotas.

Mejores marcadores de salud

Y los resultados del trabajo muestran que quienes poseían mascota tenían más probabilidades de informar sobre más actividad física, mejor dieta y buenos niveles de azúcar en la sangre. Aunque las mejores puntuaciones, y por tanto los mayores beneficios de tener una mascota, fueron para aquellos que disfrutaban de un perro, independientemente de su edad, sexo y nivel educativo.

Y es que la compañía de un perro obliga también a los dueños a salir, moverse y jugar con él regularmente. Ser dueño de un perro también se ha relacionado con una mejor salud mental en otros estudios y una menor percepción del aislamiento social, ambos factores de riesgo para ataques cardíacos.