Deporte y Vida

MEDIO AMBIENTE

La contaminación urbana puede aumentar el riesgo de mortalidad a corto plazo

Un análisis epidemiológico internacional en 652 ciudades del mundo, 45 españolas, publicado en la revista 'New England Journal of Medicine', alerta sobre el peligro de la exposición a la contaminación.

salud, contaminación, ciudades, gases, co2, enfermedades, mortalidad
as.com

La ONU presentó recientemente las conclusiones de la sexta edición del informe 'Global Environment Outlook’ (Perspectivas del Medio Ambiente Mundial), elaborado durante los últimos cinco años por un equipo de 250 científicos y expertos de más de 70 países, siendo la contaminación del aire uno de las principales amenazas para la salud de la población mundial.

No en vano, según los responsables del trabajo, este problema medioambiental seguirá provocando la muerte prematura de entre 4,5 y 7 millones de personas cada año hasta 2050. Un fenómeno que será especialmente drástico en África, Asia y Oriente Medio por la vulnerabilidad de us habitantes debido a la escasez de recursos.

Ahora, un análisis epidemiológico internacional realizado en 652 ciudades, 45 españolas, de diferentes regiones pertenecientes a 24 países, publicado en la revista ‘New England Journal of Medicine’, vuelve a poner el foco sobre el peligro de la exposición a la contaminación. Y es que según los investigadores, la exposición a la contaminación del aire urbano puede aumentar el riesgo de mortalidad a corto plazo, incluso a pequeñas concentraciones.

Los investigadores han reunido datos de series temporales entre 1986 y 2015, y han aplicado métodos estadísticos avanzados para comparar la mortalidad diaria con las concentraciones de contaminación urbana por partículas en suspensión en el aire (PM), emitidas sobre todo por los tubos de escape de los vehículos.

Aumento porcentualmente pequeño, pero peligroso

Se ha encontrado que, en promedio, un aumento de 10 microgramos/m3 en partículas inhalables (PM10) –capaces de penetrar hasta los pulmones- y finas (PM2.5) -generadas por la combustión y que pueden penetrar hasta el torrente sanguíneo- se asocia con un aumento en la mortalidad de 0.44% y 0.68%”, explica Aurelio Tobías, investigador del CSIC.

"Si bien el aumento porcentual de la mortalidad parece pequeño, este riesgo puede conducir a un exceso significativo en el número de muertes, dada la exposición generalizada y las grandes poblaciones que viven en zonas urbanas", añade el doctor Antonio Gasparrini, coordinador de la Red de Investigación Colaborativa MCC, que ha recopilado la base de datos, y uno de los autores principales del artículo.