Deporte y Vida

NBA

Una montaña de músculo: los brazos de Porzingis confirman que está listo

El jugador letón de Dallas, que se pasó en blanco la temporada pasada por una grave lesión de rodilla, no ha desaprovechado el tiempo: alejado de las canchas, se ha refugiado en el gimnasio.

nba, Kristaps Porzingis, dallas mavericks, baloncesto, ejercicio físico, entrenamientos, lesión, fitness
Dallas Mavericks

Tras desembarcar en la NBA procedente del Baloncesto Sevilla de la ACB en 2015, muchos auguraban un futuro brillante a Kristaps Porzingis (24) en los New York Knicks, que eligieron al letón en la cuarta posición del draft de aquel año. Y no iban nada desencaminados ya que en su año de rookie no tardó en hacerse notar y en la temporada 2016-2017 ya se le consideraba el futuro de la franquicia.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de House of Highlights (@houseofhighlights) el

Pero en su tercera campaña, en febrero de 2018, en una acción frente al actual MVP, Giannis Antetokounmpo, se rompió el ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda. Y comenzó su calvario particular. La lesión no pudo llegar en peor momento ya que estaba firmando su mejor temporada hasta la fecha con unos números ( 22.7 puntos, 6.6 rebotes, 1.2 asistencias y 2.4 tapones por partido) que le habían abierto de par en par las puertas del All-Star Game.

Traspaso a Dallas

Consciente de que le quedaba un largo camino por delante, Porzingis inició un tedioso período de rehabilitación, cuyo proceso se puede ver en un documental por episodios (todavía inconcluso), a la vista de que en New York no tenían prisa por precipitar su regreso. En el trayecto, las relaciones con su franquicia se deterioraron hasta el punto de solicitar un traspaso que finalmente se produjo en febrero de este año a Dallas, donde le aguardaba otra estrella en ciernes: Luca Doncic.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kristaps Porzingis (@kporzee) el

A pesar de que Porzingis podía haber tenido alguna opción de jugar, todos los estamentos del los Mavericks, alineados con la opinión del jugador, decidieron no arriesgar por lo que finalmente el letón se pasó todo el año en blanco. Pero alejado de las canchas, se refugió en el gimnasio donde ha llevado a cabo una intensa preparación que está dando sus frutos: el ‘unicornio’ se ha convertido en una montaña de músculos de 2,21 metros.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Kristaps Porzingis (@kporzee) el

De hecho, el letón está totalmente centrado en su entrenamiento y preparación física y no estará presente en el próximo Mundial de baloncesto que se celebra en China. Sabe que en Dallas han apostado fuerte con su incorporación y no quiere defraudar a quienes confían ciegamente en sus posibilidades. Mientras aguarda el inicio de la temporada en la NBA, su único objetivo es ser más fuerte a base de series y repeticiones.