Deporte y Vida

SALUD

Hipertensión arterial: la presión diastólica alta también es signo de riesgo cardiovascular

Una investigación publicada en el 'New England Journal of Medicine' concluye que las dos lecturas de la presión arterial, la sistólica y la diastólica, predijeron el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular.

hipertensión, presión arterial, dieta, ejercicio físico, tensiómetro, salud, enfermedades, hipertenso
as.com

Las dos lecturas de la presión arterial, la sistólica (alta) y la diastólica (baja) predijeron de forma independiente el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular en un amplio estudio coordinado por Kaiser Permanente, que incluyó más de 36 millones de lecturas de presión arterial de más de 1 millón de personas durante sus visitas ambulatorias entre 2007 y 2016.

El estudio, publicado en el ‘New England Journal of Medicine’, va en contra de décadas de investigaciones previas que indican que una presión arterial sistólica alta, que mide la fuerza con que el corazón bombea la sangre hacia las arterias, es más determinante como factor de riesgo que la presión diastólica, que indica la presión sobre las arterias cuando el corazón descansa entre latidos.

Ambas influyen

Pero lo cierto es que, tras ajustar los datos para los posibles factores de confusión, los investigadores concluyeron que si bien la presión sistólica tiene un mayor impacto, ambas influyeron notoriamente en el riesgo de ataque cardíaco o accidente cerebrovascular, independientemente de la definición utilizada para la presión arterial alta e inlcuso en el umbral inferior de 130/80 mm Hg.

"La controversia sobre si la presión arterial sistólica, la presión arterial diastólica o ambas contribuyen al riesgo cardiovascular ha persistido durante mucho tiempo. Este análisis que utiliza una gran cantidad de datos longitudinales demuestra de manera convincente que ambos son importantes, y muestra que en personas que por lo general están sanas, los números de presión arterial más bajos son mejores", concluye Deepak L. Bhatt, autor principal de la investigación, director ejecutivo de los Servicios Cardiovasculares Intervencionales en el Brigham and Women's Hospital y profesor de medicina en Harvard Medical School.