Deporte y Vida

EJERCICIO FÍSICO

Los beneficios de hacer deporte en la Luna también se notan en la Tierra

Coinciciendo con el aniversario de la llegada del hombre a la Luna, un estudio confirma los beneficios de hacer deporte en el espacio para no desmayarse al llegar a casa.

aniversario LUNA
NASA NASA REUTERS

Según una nueva investigación en el publicada en la revista 'Circulation', de la Asociación Americana del Corazón, hay una manera que puede ayudar a los astronautas a pasar más tiempo en el espacio y poder regresar a la Tierra con una base más estable: haciendo ejercicio.

La hipotensión ortostática es el término técnico para referirse a la caída temporal de la presión arterial cuando una persona se levanta de forma rápida después de estar sentada o tumbada, porque la sangre se concentran en los pies, lejos del cerebro. Los mareos o desmayos debidos a cambios en el flujo sanguíneo pueden ocurrir después de un descanso prolongado en la cama, entre personas con ciertos trastornos de salud o, en el caso de los astronautas, estar en un entorno de baja gravedad.

Ejercicios para hacer en el espacio

En el estudio participaron 12 astronautas, y todos realizaron ejercicios de resistencia individualizados hasta dos horas diarias durante el vuelo espacial para evitar el desajuste cardiovascular, óseo y muscular. También recibieron una infusión de solución salina al aterrizar.

La presión arterial de los astronautas se registró con cada latido del corazón durante cada período de 24 horas antes, durante y después de su tiempo en el espacio. Los investigadores encontraron que hubo un impacto mínimo en su presión arterial durante todas las fases de medición y ninguno de los astronautas en el estudio experimentó mareos o desmayos durante las actividades de rutina 24 horas después del aterrizaje.

Este es el primer estudio que demuestra que los astronautas no experimentan mareos o desmayos durante la actividad de rutina después del aterrizaje, siempre y cuando participen en ciertos tipos de entrenamiento físico durante el vuelo y reciban líquidos por vía intravenosa cuando regresan a la Tierra, asegura Benjamin Levine, autor principal del estudio que y profesor de Ciencias del Ejercicio en el centro médico de UT Southwestern y director del Instituto de ejercicio y medicina ambiental del Texas Health Presbyterian Hospital, en Dallas.

Del espacio a la Tierra, útil para el POTS

"Comprender la fisiología de los vuelos espaciales puede ser útil para comprender muchas condiciones experimentadas por personas que no son astronautas. Por ejemplo, el programa de ejercicios que nuestro laboratorio desarrolló para el programa espacial ya está ayudando a las personas con una condición de desmayo conocida como síndrome de taquicardia ortostática postural (POTS). Mientras nos preparamos para celebrar el 50 aniversario del aterrizaje lunar del Apolo XI, es emocionante pensar en cómo nuestra exploración en el espacio puede llevar a importantes avances médicos aquí en la Tierra".