Deporte y Vida

ENFERMEDADES

Queratitis: la dolorosa e incapacitante enfermedad de Tania Llasera

La actriz y presentadora bilbaína sufre una recurrente dolencia en el ojo, que cursa con dolor y fotofobia, lo que en ocasiones le obliga a permanecer temporadas en reposo alejada de la actividad.

queratitis, tania llasera, enfermedad ocular, salud, córnea
@taniallasera

Se ha convertido en un problema recurrente y muy molesto para Tania Llasera (39). La actriz y presentadora sufre queratitis crónica, una dolencia ocular que le obliga a permanecer temporadas en reposo y a llevar gafas de sol como consecuencia de la fotofobia, una de las consecuencias junto a un intenso dolor provocado por la herida que suele producirse en la capa externa de la córnea, el tejido transparente que recubre la parte frontal del ojo llamado epitelio corneal.

El último episodio se ha producido recientemente y ha obligado a la bilbaína a cancelar todos sus compromisos laborales ya que en la actualidad se encuentra en pleno proceso de grabación de su próximo proyecto, un nuevo programa infantil para el canal Boing. “Con gafas de sol y en la cama...hay días así. Días en los que han de cancelar toda una grabación porque a tu ojo le da por fastidiar con su queratitis cronica”, explica Llasera en una de sus últimas publicaciones en Instagram.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de ⚡️Tania Llasera⚡️ (@taniallasera) el

¿Qué es la queratitis?

La queratitis es una inflamación de la córnea y puede estar asociada o no con una infección. En caso de no estarlo, puede producirse por una lesión relativamente menor provocada por el uso de lentes de contacto durante períodos largos, por el uso de medicamentos tópicos, por un traumatismo o por la presencia de cuerpos extraños en el ojo. Si es infecciosa puede deberse a bacterias, virus, hongos y parásitos. Es importante tratar la afección adecuadamente ya que en casos extremos puede dañarse la vista de forma permanente. En cualquier caso, estos son los síntomas más asociados:

  • Enrojecimiento ocular.
  • Dolor ocular.
  • Exceso de lágrimas u otra secreción ocular.
  • Dificultad para abrir el párpado a causa de dolor o irritación.
  • Visión borrosa.
  • Visión disminuida.
  • Incapacidad para abrir los ojos.
  • Parpados hinchados.
  • Fotofobia.
  • Sensación de que tienes algo adentro del ojo.

En este sentido, un correcto uso de las lentillas, una adecuada lubricación del ojo o protegerlo de la radiación ultravioleta del sol pueden ayudar a prevenir algunos casos de queratitis, mientras que, en función de su gravedad, el tratamiento puede requerir incluso de medicamentos antivíricos, antimicrobianos o antifúngicos. Es importante no menospreciar la dolencia ya que puede asociarse a importantes complicaciones como Hinchazón y cicatrización de la córnea úlceras abiertas, infecciones virales crónicas o recurrentes de la córnea, inflamación crónica de la córnea e incluso disminución temporal o permanente de la visión.