Deporte y Vida

SALUD

Golpe de calor: cuáles son los síntomas y cómo actuar en un primer momento

ola de calor, altas temperaturas, verano, golpe de calor, salud

as.com

La primera ola del calor ya está en el horizonte con temperaturas que superarán los 40 ºC en diversos puntos de la Península por lo que es necesario no subestimar las posibles amenazas para la salud.

La primera ola del calor del verano hará acto de presencia a partir del próximo miércoles, día 26, debido a la entrada de aire muy cálido de origen africano por lo que se espera que las temperaturas alcancen valores significativamente altos de forma casi generalizada en la Península y en Baleares. Una situación que supone un riesgo para la salud por la posibilidad de que suframos un golpe de calor.

El golpe de calor es un trastorno ocasionado por el exceso de calor en el cuerpo, generalmente como consecuencia de la exposición prolongada a altas temperaturas o del esfuerzo físico en altas temperaturas. Si la temperatura corporal supera los 40 °C podemos encontrarnos ante una situación de verdadero riesgo para la salud por lo que una pronta actuación es determinante, sobre todo en el caso de niños o personas mayores. Los síntomas que acompañan a este fenómeno son:

  • Dolor de cabeza.
  • Mareos.
  • Náuseas e incluso vómitos.
  • Calambres.
  • La mencionada elevación de la temperatura corporal.
  • Convulsiones.
  • alteración de la conciencia o desorientación.
  • Piel enrojecida.
  • Respiración y frecuencia cardíaca aceleradas.
  • Alteración en la sudoración.

Cómo actuar

Para prevenir la aparición de un golpe de calor es conveniente tener en cuenta las típicas recomendaciones para lidiar con las altas temperaturas que van desde evitar la exposición al sol a determinadas hora hasta el tipo de ropa adecuado, pero una vez presentes los síntomas es necesario:

  • Llama inmediatamente al teléfono único de emergencias 112.
  • Coloque al enfermo en un lugar a la sombra.
  • Quítale ropa para airearle.
  • Si está consciente, colócale con la cabeza ligeramente elevada y ofrécele abundante agua.
  • Refréscale con agua fría o hielo, sobre todo la cara y axilas.
  • No le metas en la bañera para enfriarle.
  • Si está inconsciente, colócalo tumbado de lado, con las piernas flexionadas.
  • Nunca ofrezcas líquidos a una persona inconsciente.