Deporte y Vida

HÍPICA

Beneficios de la hipoterapia, educación y ocio con caballos para personas con discapacidad

Terapias ecuestres beneficios

Al Paso

Aumenta el vínculo afectivo, el ritmo rítmico sin impacto es beneficioso, aparece el patrón de locomoción tridimensional, hay un contexto terapeutico...

Las terapias ecuestres llevan años mostrando los beneficios en personas con discapacidad de muy diferentes edades. Es la hipoterapia, una técnica que en niños con problemas cognitivos o físicos tiene unos beneficios absolutamente positivos, y más relacionados con el juego.

Desde la organización Al Paso nos cuentan que "las sesiones se plantean siempre desde un plano lúdico, a través del juego. Los niños y adolescentes están más motivados, facilitándose así el desarrollo en diferentes áreas. Los niños necesitan estar activos para crecer y desarrollar sus capacidades, el juego es importante para el aprendizaje y desarrollo integral de los niños puesto que aprenden a conocer la vida jugando".

El juego como terapia: mejor de las capacidades

  • Físicas: para jugar los niños se mueven, ejercitándose casi sin darse cuenta, con lo cual desarrollan su coordinación psicomotriz y la motricidad gruesa y fina; además de ser saludable para todo su cuerpo, músculos, huesos, pulmones, corazón, etc.
  • Desarrollo sensorial y mental: mediante la discriminación de formas, tamaños, colores, texturas, etc. Trabajan la atención, la memoria, la observación, el razonamiento lógico, el lenguaje, etc.
  • Afectivas: al experimentar emociones como sorpresa, expectación o alegría; y también como solución de conflictos emocionales al satisfacer sus necesidades y deseos que en la vida real no podrán darse ayudándolos a enfrentar situaciones cotidianas. Ayuda a entender la realidad.
  • Creatividad, imaginación e imitación: el juego las despierta y las desarrolla.
  • Forma hábitos de cooperación, para poder jugar se necesita de un compañero.
  • El juego hace que los niños pequeños aprendan a conocer su cuerpo, los límites de él y su entorno.

Y es que gracias al nexo de unión que se establece entre el terapeuta, el caballo y el paciente, "de un modo natural y en un entorno relajado y recreativo, el usuario apenas es consciente del tratamiento recibido, lo que lo convierte en un tratamiento muy efectivo y complementario a los utilizados habitualmente, generando nuevos estímulos a los originados en los tradicionales. Debido a la heterogeneidad de los usuarios que acuden a la terapia, es difícil utilizar el mismo caballo en todos ellos. Es necesaria una buena elección del caballo ya sea por su morfología, su movimiento o su comportamiento". Será, tal vez, la historia que nos contempla y que habla de la relación tan especial que durante siglos hemos tenido con este animal.

Beneficios de la hipoterapia

Regular el tono muscular

Mejorar el equilibrio

Mejorar la coordinación

Disociar la cintura pélvica y la cintura escapular

Estimular la motricidad gruesa y fina

Estabilizar el tronco y la cabeza

Fomentar el control postural

Fomentar la simetría postural

Automatizar el patrón de locomoción

Estimular y reeducar patrones motores

Controlar el gesto voluntario y los movimientos

Disociar la cintura pélvica y la cintura escapular

Aumentar la capacidad de planificación motor (anticipar causa-efecto)

Fomentar las reacciones de apoyo, equilibrio y enderezamiento

Mejorar la movilidad y la fuerza

Aumentar la resistencia a la fatiga

Integrar los movimientos en una actividad funcion

Transmitir información: exteroceptiva (estí-mulos táctiles, olfativos, auditivos y visuales) y propioceptiva (mediada por el movimiento del caballo)

Mejorar la percepción del propio esquema corporal (lateralidad,conocimiento de movimientos, integración del gesto)

Fomentar la integración sensorial