Deporte y Vida

SALUD

Dos mutaciones genéticas afectan a un fármaco contra el cáncer colorrectal

cáncer, cáncer colorrectal, salud, enfermedades, genética, adn

as.com

El hallazgo por parte de la doctora Marina Sáez, farmacéutica del Hospital Vithas 9 de Octubre de Valencia, permitirá adecuar el tratamiento farmacológico a la existencia o no de dichas mutaciones.

Una investigación a cargo de la doctora Marina Sáez, del Departamento de Farmacia Hospitalaria del Hospital Vtihas 9 de Octubre de Valencia, concluye que dos mutaciones genéticas aceleran la eliminación de un fármaco, la capecitabina, contra el cáncer colorrectal, lo que abre nuevas vías para adecuar el tratamiento farmacológico que reciben los pacientes en función de la existencia o no de dichas mutaciones.

El trabajo de investigación es fruto de la tesis doctoral de la especialista, que ha presentado en Congreso del Population Approach Group in Europe (PAGE), celebrado en Estocolmo (Suecia), y en la que describe cómo transcurre este fármaco por el organismo, es decir, como se libera, absorbe, distribuye, metaboliza y elimina.

El verdadero valor añadido respecto a la literatura científica previamente publicada al respecto, es que demuestra que dos pequeños cambios (mutaciones) en los genes que codifican un transportador, producen un aumento en la eliminación del fármaco”, explica la doctora Sáez, cuyo hallazgo podría repercutir en la dosificación de la capecitabina con el objetivo de que el tratamiento sea efectivo y seguro.

Cáncer colorrectal

El cáncer colorrectal es el segundo más frecuente en la población española, por detrás del de pulmón en el hombre y el de mama en la mujer y su prevalencia ha aumentado considerablemente en los últimos 50 años. Entre los factores de riesgo que pueden provocar su aparición se encuentra la adherencia a unos hábitos de vida poco saludables relacionados con una dieta deificiente, el consumo de alcohol o tabaco, y el sedentarismo, aunque también existe cierta predisposición genética a padecerlo en algunos casos.

Sin embargo, este tumor es curable en un gran porcentaje de casos, sobre todo si se efectúa un diagnóstico precoz mediante sencillos test de hemorragias ocultas en las heces o empleando técnicas de endoscopia (colonoscopia).