Deporte y Vida

SALUD

Ni agua ni higiene, la realidad de más de 2.200 millones de personas

agua niños

as.com

4.200 millones de personas carecen de servicios de saneamiento y cerca de 3.000 millones no tienen las instalaciones básicas para el lavado de manos, según un informe de UNICEF y la OMS.

Lavarse bien las manos reduce las infecciones hasta el 50 %, y eso en zonas de Occidente con acceso a saneamiento de manera constante. Los datos que han publicado el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) y la Organización Mundial de la Salud (OMS), nos dejan bastante asombrados de una realidad que también existe, aunque no prestemos atención.

Según estos datos, 1 de cada 10 personas siguen sin contar con los servicios básicos, entre ellas al menos 144 millones de personas que beben agua no tratada. Además, el informe destaca que 8 de cada 10 personas en zonas rurales no cuentan con acceso a estos servicios.

Los datos de la vergüenza

  • 2.200 millones de personas en el mundo no cuentan con acceso a agua potable de forma segura.
  • 4.200 millones carecen de servicios de saneamiento.
  • 3.000 millones no tienen las instalaciones básicas para el lavado de manos.
  • 1.800 millones de personas han logrado acceso a servicios básicos de agua potable desde principios de siglo.
  • 297.000 niños menores de cinco años mueren por diarrea relacionada con problemas de agua y saneamiento.
  • El consumo de agua contaminada y malas infraestructuras de saneamiento también contribuyen a la transmisión de enfermedades como el cólera, la disentería, la hepatitis A y la tifoidea.
  • 3.000 millones de personas en 2017 carecían de instalaciones básicas para lavarse las manos con agua y jabón en sus viviendas.
  • La defecación al aire libre se ha reducido a la mitad desde el año 2000, aunque aún hay 673 millones de personas que recurren a esta práctica y en 39 países el número de personas que la practican incluso ha aumentado.

"Los países deben duplicar sus esfuerzos en materia de saneamiento o no alcanzaremos el acceso universal para 2030. Si los países no incrementan sus esfuerzos en materia de saneamiento, agua potable e higiene, seguiremos viviendo con enfermedades que podrían haber quedado hace tiempo relegadas a los libros de historia", ha insistido la directora de Salud Pública y Medio Ambiente de la OMS, Maria Neira.