Deporte y Vida

NUTRICIÓN

Método Lean Gains o Dieta 16/8: ¿beneficiosa para la salud?

dietas

as.com

El fasting o ayuno intermitente consiste en una estrategia nutricional que busca restringir el número de calorías haciendo ayuno durante unas 12-16 horas seguidas y concentrar el consumo de alimentos en las 8 horas siguientes, repartido en 2 ó 3 comidas.

El fasting o ayuno intermitente es una estrategia nutricional que busca restringir el número de calorías haciendo ayuno durante unas 12-16 horas seguidas y concentrar el consumo de alimentos en las 8 horas siguientes, repartido en 2 ó 3 comidas. Es el llamado Método LeanGains o Dieta 16/8.

Según Cristina Romagosa, asesora de salud y experta en nutrición de mediQuo, “realmente, de forma natural realizamos lo que se denomina el ‘ayuno nocturno’, llegando a estar entre 10 y 12 horas sin comer, que rompemos con el desayuno (en inglés breakfast – romper el ayuno), y, sin darnos cuenta, ya gozamos de sus beneficios”.

Otros ayunos que hacemos

Existen otras formas de fasting que se llevan practicando desde hace miles de años, como el ramadán o la cuaresma, considerados como limpieza espiritual. "De hecho, es una práctica muy antigua que se ha usado no solamente para perder peso, sino para mejorar la concentración, alargar la vida, prevenir el Alzheimer o la resistencia a la insulina e incluso revertir todo el proceso de envejecimiento", afirma la experta.

Qué hace nuestro cuerpo ante el ayuno intermitente

"Nuestro cuerpo escoge diferentes vías metabólicas para obtener la energía en función de las horas que llevamos de ayuno. Hasta las 6 horas se considera fase postabsortiva, el cuerpo almacena la energía que hemos consumido y la usa para sus necesidades inmediatas, y a partir de las 6 horas, nuestro organismo empieza a usar la energía que tenemos almacenada en el hígado. Dejamos de incorporar alimentos, pero continuamos obteniendo energía por otros medios para satisfacer las necesidades de nuestro organismo", comenta.

Aunque a día de hoy partimos de la creencia de que se debe fraccionar la alimentación en 5 e incluso 6 comidas al día, puede no ser necesario mantener este ritmo. Para Romagosa, “el ayuno intermitente aparece hoy como estrategia para luchar contra la obesidad y puede tener efectos beneficiosos, como la mejora de la sensación de saciedad, la reducción de la respuesta insulínica y la inflamación sistémica”.