Deporte y Vida

OBESIDAD

El secreto para no engordar durante las vacaciones no es una dieta ni ejercicio físico

báscula, obesidad, salud, dietas, ejercicio físico

as.com

Con el verano a la vuelta de la esquina, un estudio de la Universidad de Georgia (EEUU) sugiere una sencilla estrategia para evitar el aumento de peso durante una época crítica para mantener la línea.

Quien más o quien menos ya tiene la mirada puesta en las vacaciones de verano. Todavía quedan unas semanas para que la época del año más esperada llegue oficialmente, aunque el calor se encarga de recordarnos que ya estamos a las puertas. Pero el periodo estival, además de suponer una oportunidad inmejorable para desconectar y disfrutar del tiempo libre, implica también abandonar determinados hábitos que en muchas ocasiones implican algo nada deseable: engordar.

Por ello, es interesante comprobar que algunos gestos sencillos pueden tener una incidencia directa sobre nuestro peso. Es al menos lo que un grupo de expertos de la universidad de Georgia (EEUU) asegura después de llevar a cabo una investigación centrada en el mantenimiento del peso. Ni dietas ni ejercicio físico: subirse todos los días a la báscula es el primer paso para no engordar. Lo que según los expertos provoca un cambio de comportamiento en el que, obviamente, los alimentos que se ingieren y la actividad física juegan un papel fundamental.

Para llegar a esa conclusión, los investigadores examinaron a 111 adultos de entre 18 y 65 años desde mediados de noviembre de 2017 hasta principios de enero de 2018 y posteriormente hicieron un seguimiento de 14 semanas después de la intervención. Y los resultados del trabajo, publicados en la revista ‘Obesity’, concluyen que quienes se pesaron diariamente en sus domicilios y recibieron información de sus cambios de peso mantuvieron o perdieron peso durante la temporada de vacaciones, mientras que quienes no lo hicieron lo aumentaron.

Cambio de comportamiento

Los investigadores especulan sobre la posibilidad de que la exposición constante de los participantes a las fluctuaciones de peso, motivó un cambio de comportamiento que llevó al mantenimiento del peso, o en el caso de sujetos con sobrepeso, a la pérdida de peso. "Tal vez se ejerciten un poco más al día siguiente (después de ver un aumento de peso) o cuidan más lo que comen", explica Jamie Cooper, profesora de la Universidad de Georgia. "Los sujetos seleccionan por sí mismos cómo van a modificar su comportamiento, lo que puede ser efectivo porque sabemos que cada persona tiene sus propias necesidades o circunstancias", añade.

"Las personas son realmente sensibles a las discrepancias o diferencias entre su ser actual y su estándar u objetivo. Cuando perciben una discrepancia, tiende a realizar un cambio de comportamiento, y el subirse a la báscula a diario lo consigue de una manera realmente clara", asegura Michelle vanDellen, profesora asociada en el Departamento de Psicología de la Universidad de Georgia .