Deporte y Vida

YOGA

4 posturas de yoga imprescindibles para la vida cotidiana

yoga

Secret Yoga Club

El yoga es un estilo de vida, una forma casi de relacionarnos con nuestro cuerpo, escucharle, y ser capaces de mejorar a través de la respiración y la elasticidad cómo nos sentimos.

¿Qué tiene el yoga que lo hace tan especial? ¿Por qué es tan recomendable, hagas la disciplina deportiva que hagas? Niños, mayores, embarazadas, una disciplina deportiva adaptada a todos los niveles y que busca el equilibrio del cuerpo y la mente.

La experta en yoga Carla Sánchez responde a Deporte y Vida sobre los ejercicios de yoga imprescindibles en nuestro día a día, una iniciación básica para ponernos en forma y empezar a amar este deporte que no pasa de moda.

El yoga ha cambiado mucho. Ha pasado de ser una práctica minoritaria y exclusivamente masculina en India, su país de origen, para convertirse en un fenómeno de masas liderado por la mujer en occidente.

Por qué el yoga triunfa tanto

"Esta disciplina milenaria es un método integral de bienestar que abarca el cuidado de lo físico, lo mental y lo emocional como un camino de salud, y es que yoga significa unión del cuerpo y de la mente, ¿más claro?", nos cuenta.

"Si quieres empezar a practicar lo más recomendable es acudir a una escuela donde haya clases por niveles, lo mejor es siempre empezar por el principio. Sin embargo, una de las ventajas del yoga es que es adaptable a la condición física, edad y situación de cada persona y, sobre todo, a la vida cotidiana", añade.

"Comienza a explorar las sensaciones positivas y los beneficios de esta práctica, con estas posturas básicas fundamentadas en los cuatro movimientos naturales de la columna para fortalecer, flexibilizar y mejorar tu espalda sin tener que moverte de casa.

Flexión hacia adelante

La flexión hacia adelante es perfecta para evitar los dolores de espalda.

"Su nombre en sánscrito es Padahastasana, algo a lo que te acostumbrarás si empiezas a acudir a clases. Esta flexión de caderas y columna hacia adelante proporciona un estiramiento profundo a toda la musculatura posterior del cuerpo relajando los tejidos y el sistema nervioso. Si no llegas a meter las manos debajo de los pies, flexiona las rodillas lo que necesites. Una variante más sencilla es flexionar hacia adelante y sujetar los codos con las manos", nos cuenta.

"Es perfecta para el final del día ya que tiene un efecto calmante y desentumece el cuerpo después de estar muchas horas en el trabajo trabajo, ya sea de pie o sentados. También te ayudará a dormir mejor y a serenar la mente", explica a Deporte y Vida.

Extensión hacia atrás

El yoga es perfecto para cualquier deportista y personas de cualquier condición física.

"Esta postura tiene un efecto activador. Su nombre en sánscrito es Bhujangasana, también conocida como la cobra y consiste en activar las piernas y empujar con las manos hacia el suelo a la vez que elevas el pecho usando los músculos de la espalda, sin llegar a despegar el abdomen", explica Sanchez.

"Las extensiones fortalecen los músculos profundos de la espina dorsal, generan calor interno y nos despiertan. Su efecto es energético y tonificante, perfecta para esos momentos donde la vitalidad está baja", dice.

Torsión de columna

La columna es la más beneficiada de practicar yoga a diario.

"Esta torsión de suelo es muy agradable y puedes practicarla después de tu rutina deportiva si sueles hacer ejercicio. Tumbado sobre una colchoneta o una alfombra, mantén los hombros en apoyados para abrir bien el pecho y estira las piernas sujetando donde llegues, puede ser los pies, los gemelos o a la altura de las rodillas. La cabeza siempre gira en sentido contrario a las piernas; una vez ahí respira profundo y permite que los tejidos cedan.  Su efecto es equilibrante y relajante", nos cuenta.

Lateralización

Sea cual sea tu nivel, empezar a hacer yoga es un beneficio para todo el cuerpo.

"Las posturas laterales tienen como finalidad abrir los costados del torso, ayudando a soltar el diafragma, músculo responsable de la respiración y donde se acumula mucha tensión emocional. A su vez favorecen que la capacidad pulmonar mejore y nos llena de energía, de hecho, cuando nos desperezamos de forma natural estamos haciendo una lateralización intuitiva que nos activa y aporta oxígeno.  También puedes hacer la postura en el asiento de tu oficina cada vez que te sientas fatigado", relata.

Estas posturas o asanas deberían mantenerse durante un mínimo de cinco respiraciones tranquilas y profundas, si es más tiempo, mucho mejor.

Sánchez es cofundadora de Secret Yoga Club, y embajadora de Kevita, y ha hecho un hueco en su agenda antes de la actividad multitudinaria que tendrá lugar el sábado, 200 personas haciendo yoga en un lugar secreto, y que está revolucionado no sólo los lugares fitness de la ciudad, sino que cada vez reúne a más amantes de la vida tranquila y que conecta el cuerpo y la mente de una manera única.