Deporte y Vida

FITNESS

Olivier Richters: la increíble transformación física del 'gigante holandés' de 2,18

Olivier Richters, el gigante holandés, pectus excavatum, The dutch giant, fitness, culturismo, bodybuilding, dieta

Men's Health

Nació con un problema congénito y ha protagonizado una inspiradora historia de superación: ahora está considerado como el culturista más alto del mundo, es un empresario de éxito y sueña con conquistar Hollywood.

Descomunal es poco. ‘The dutch giant’. Así se hace llamar Olivier Richters (29) que está considerado como el bodybuilder más alto del mundo gracias a sus 218 centímetros de estatura, que complementa con unos nada despreciables 150 kilos de puro músculo. Aunque no siempre fue así ya que este empresario de éxito, que sueña con convertirse en un actor de renombre, ha protagonizado, como tantos otros, una historia de transformación física.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Olivier Richters (@thedutchgiant) el

Y no sin dificultades, ya que Ritchers nació con un problema congénito denominado pectus excavatum, una malformación de la caja torácica que provoca que el esternón se hunda hacia la columna. La consecuencia no es otra que un desplazamiento del corazón y la estrechez de la caja torácica que en muchas casos impide un bombeo adecuado de la sangre y que los pulmones ventilen de manera correcta.

Operación de alto riesgo

Una patología que el gigante holandés decidió solventar a los 23 años a través de un procedimiento de alto riesgo mediante el cual se introduce una barra correctora, que se retira con el tiempo, entre el esternón y los órganos internos (secuencia de imágenes en el siguiente post).

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Olivier Richters (@thedutchgiant) el

Una de cada 1.000 personas nace con pectus excavatum y en mi caso fue de los episodios más graves que se conocen puesto que el hudimiento era de 7 centímetros. El periodo de recuperación normalmente es de unas 6 semanas, aunque yo estuve dos meses en cama tomando morfina y otros analgésicos porque el dolor es comparable a cuando te rompes 8 costillas. A continuación tuve que afrontar unos dos meses más de rehabilitación a base de caminar y andar. Finalmente, con mucha precaución, pude retomar la rutina de entrenamiento que había dejado aparcada”, explica Olivier Richters en una de sus publicaciones en Instagram, donde también comparte una imagen junto a La Montaña de Juego de Tronos, que parece un niño a su lado.

Ha engordado 70 kilos en 10 años

El holandés, a pesar de la interrupción, pudo culminar la historia de transformación que había iniciado en 2009, cuando comenzó a tomarse en serio el bodybuilding. Desde entonces ha ganado 70 kilos de puro músculo. “Me sentía como Goofy: alto, delgado, flaco, como un esqueleto andante. Sentirme así me hizo callado e introvertido. Ahora peso 150 kilos, que está bien. Pero cuando me miro en el espejo, veo muchas cosas que aún pueden mejorarse”, asegura en una entrevista concedida a la edición holandesa de Men’s Health.

Para mantener su actual constitución física, Olivier Richters hace gala de una encomiable disciplina tanto en el gimnasio como en lo referente a su dieta diaria: toma 7 comidas al día que suman unas 6.400 calorías y que incluye 450 gramos de proteínas. Su última comida del día la hace a las 3 de la mañana, para lo cual incluso programa el despertador. "Creo que esta vida no es posible para las personas normales", concluye el gigante holandés.