Deporte y Vida

COACHING

Propósitos de Año Nuevo: cómo conseguir un cambio en tu vida

coaching

Rebeca Lombardo

Te vamos a dar las claves a través de la conciencia personal para conseguir los objetivos del año y como el coaching te ayudará a buscar tus objetivos.

El 1 de enero es el día de plantearse objetivos de cambio. Y para ello el coaching es una herramiento muy completa que nos ayuda a plantearnos las preguntas claves en los momentos adecuados.

Preguntamos a la coaching transpersonal Rebeca Lombardo, quien nos da las claves para afrontar el año nuevo con cambios reales. "Hay objetivos y objetivos, es decir hay objetivos que nos vamos planteando y con más o menos dificultad los vamos alcanzando y luego están esos Objetivos con mayúsculas que año tras año posponemos y los llevamos a modo de “ruido” en la cabeza", nos cuenta.

Cómo aplicar el coaching

"Si por algo se le conoce al Coaching, en líneas muy generales, es por impulsar y acompañar a conseguir todo tipo de objetivos a través de un proceso creativo y de empoderamiento. Pero quien ha pasado por un proceso de Coaching y más si es Transpersonal, sabe bien que en muchas ocasiones el objetivo era tan solo una excusa del subconsciente para desviarnos de nuestro centro, de nosotros mismos y hacernos estar enfocados en lo de fuera", nos cuenta.

¿Cómo acercarnos a un objetivo de cambio personal?

"Si nos distraemos tratando de correr detrás de una zanahoria inalcanzable si no somos capaces de ver que la zanahoria la llevamos atada a nosotros mismos. Así que, siento comunicarte que detrás de cada objetivo hay un trabajo personal y un trasfondo de tomar conciencia y con ello de responsabilidad. Dos palabras claves para no soltarnos de su mano durante todo el año", nos explica para Deporte y Vida.

¿Para qué nos sirven?

"Muy sencillo, es necesario tomar conciencia de dónde estás, a dónde quieres llegar, cuáles son los obstáculos que te lo impiden, tus creencias limitantes, cuáles son tus capacidades para lograrlo etc. Ese paso de tomar conciencia es lo que te lleva inevitablemente a agarrar también las riendas de la responsabilidad y consecuentemente no postergar decisiones, sino tomar acción inmediata y ponerte en marcha. Y al ponerte en acción te darás cuenta de que algo tienes que soltar - sacrificar para alcanzar lo que deseas. No podemos tener las manos llenas e intentar coger más", explica.

"Pero si estás pensando que incluso siendo consciente y tomando responsabilidad hay objetivos que año tras año no consigues y te niegas a pensar que no eres capaz de ello, revisemos cómo formulamos nuestros objetivos y en qué podemos mejorar", nos avisa.

"Si otro año más crees que “la culpa es de…” “cuando cambie esto de mi vida entonces…” ¡ojo!, tus objetivos están enfocados fuera, no estás tomando ni conciencia ni responsabilidad. Debemos mirar hacia dentro y es ahí cuando la magia surge cuando cambiamos desde ahí, desde lo profundo, de repente todo lo de fuera se transforma", explica Lombardo.

El gran saboteador: nuestras afirmaciones

¿Cómo sabes hacia dónde empezar a caminar si no sabes dónde quieres llegar claramente? "Me refiero a los “no lo sé…”, “solo sé lo que no quiero” o la gran excusa de “sé lo que quiero pero no puede ser”. Todas estas típicas frases que nos hemos dicho y que oímos tienen el hilo conductor del no, el gran saboteador", añade.

"En el fondo de nuestro ser todos sabemos lo que queremos, estas respuestas son tan solo el resultado de nuestro miedo y nuestras creencias limitantes. Si te sorprendes dando una contestación así, valora empezar a quitar capas a esos miedos e ir descubriendo esas creencias etc, para que te permitan ver mas claramente todo tu potencial.

Objetivos reales o expectativas

"Debemos vigilar si lo que estamos proyectando para este nuevo año, son objetivos reales o expectativas. Hay una gran diferencia entre ambas. Cuando hablamos de “este año espero adelgazar, hacer más deporte… este año me gustaría…”, “Para este año desearía…” ahí estamos en un tipo de lenguaje que no nos genera ningún compromiso, no nos hace tomar responsabilidad, tan solo son fantasías que año tras año vamos posponiendo", añade.

"El peligro de ello es que algunas de estas expectativas que nos proponemos nos genera una gran ansiedad al no lograr alcanzarlas de nuevo un año más. Así que te animo a que este 2019 por fin las transformes (si es tu deseo) en objetivos y las verbalices con un lenguaje que sin duda le da más poder a tu intención, más responsabilidad, compromiso y determinación. Algo así como “yo este año voy a…”, “este 2019 voy a cumplir…”, “por fin en este nuevo año voy a lograr…”, nos relata.

La clave de todo

"Debemos tomar conciencia de hacia dónde caminar, poco a poco desenmascarar nuestros miedos y creencias, vigilar que no son expectativas lo que perseguimos sino objetivos y no soltar de la mano a la conciencia y la responsabilidad, para que juntas nos lleven a la acción Así que agita el coctel y vete digiriéndolo de a poquito porque nadie dijo que fuera fácil. Y sabiendo esto que ahora sabes, solo tú decides si duele más quedarte dónde estas pese a todo o que el dolor se aligere a medida que avanzas en tu crecimiento y autoconocimiento".

¡Feliz 2019!

0 Comentarios

Normas Mostrar