Deporte y Vida

DISGUSTING FOOD MUSEUM

El museo que te da una bolsa para vómitos junto con la entrada

Museo de Comida Asquerosa, Disgusting Food Museum, alimentos, comidas, nutrición

DFM

Tras su éxito en Suecia, el Museo de Comida Asquerosa (Disgusting Food Museum) desembarca en Los Ángeles con motivo de una exposición itinerante que promete poner a prueba a los visitantes.

Lo que es delicioso para una persona puede ser repugnante para otra. Y el Museo de Comida Asqueriosa (DFM por sus siglas en inglés) invita a los visitantes a explorar el mundo de la comida y desafiar sus nociones de qué es y qué no es comestible. Aunque la primera toma de contacto, cuando junto a la entrada te entregan una bolsa para vómitos, no augura una experiencia demasiado satisfactoria.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Disgusting Food Mussum (@dfmusa) el

El caso es que los responsables de este museo, cuya sede se encuentra en Malmö (Suecia), han decido convertir su exposición en itinerante ante el éxito cosechado y ya se puede visitar también en Los Ángeles hasta febrero de 2019. El objetivo de semejante repositorio de 80 platos a cada cual más inquietante no es revolver estómagos, sino remover conciencias.

Ver esta publicación en Instagram

Ok California, you HAVE to pick one! #disgustingfood

Una publicación compartida de Disgusting Food Mussum (@dfmusa) el

"Si podemos cambiar lo que la gente piensa que es repugnante, quizás también podemos prepararlos para que acepten nuevas formas de alimentos sostenibles", asegura Samuel West, comisario de la exposición, que pone como ejemplo un plato a base de orugas de mariposa, una fuente importante de proteínas para millones de sudafricanos.

Ver esta publicación en Instagram

#icelandicshark 🦈 is coming to you lucky #LosAngelos 😂 #disgustingfood #YuckLA tickets in the bio!

Una publicación compartida de Disgusting Food Mussum (@dfmusa) el

Ejemplos vomitivos

Pero los visitantes no solo van a encontrarse unas pocas orugas, que no justifican la entrega de la bolsa de vómitos. Alguna de las propuestas son verdaderamente asquerosas:

· Huevos milenarios con orina.

· Tarántula frita.

· Tiburón fermentado de Islandia.

· Murciélago de la fruta.

· Vino de ratón chino.

· Surströmming (arenque fermentado).

· ‘Casu marzu’ (queso de oveja con gusanos hecho en Cerdeña).

· Cuy asado.

· Nattō de Japón (derivado de soja).

"El objetivo es concienciar a la gente de que no tenemos que juzgar los alimentos de otras culturas con demasiada prontitud. Pero no podemos llamarlo 'Museo de Alimentos Sostenibles' o 'Exposición de Diferencias Culturales', porque si no, no vendría nadie", concluye Andreas Ahrens, director del Museo.

Ver esta publicación en Instagram

Beyond your wildest #eggspectation #disgustingfood

Una publicación compartida de Disgusting Food Mussum (@dfmusa) el

0 Comentarios

Normas Mostrar